El I Ching


 El I Ching es el libro chino más antiguo de los considerados Cinco Clásicos Confucianos: “I Ching” clásico de las mutaciones, “Li Chi” clásico del ritual, “Shih Ching” clásico de la poesía, “Shu Ching” clásico de la historia y “Lu Shih Ch´un Ch´iou” anales de la primavera y el otoño. 


Es considerado como un libro "oracular", moral y filosófico. Su sabiduría proviene de las observaciones obtenidas por personas que contemplaron los ciclos de la tierra, del cielo y del comportamiento animal y humano, obteniendo así deducciones que atribuyeron a todo aquello captable para los sentidos y especialmente para la vida del hombre en la tierra.

Sin duda es un libro de sabiduría que contiene una interpretación de todas 
las leyes que rigen el Universo.


I Ching significa “libro de las mutaciones” y es para los chinos una fuente de consulta para cualquier decisión de relevancia, ya que se cree que describe la situación presente de quien lo consulta y predice el modo en que se resolverá en el futuro si se adopta ante ella la posición correcta, de respeto y atención. 

La filosofía del I Ching está regida por el principio del cambio y la relación entre los polos opuestos (yin- yang). Es fundamental para su comprensión el concepto de sincronicidad pues existirá una interdependencia entre los acontecimientos objetivos y los subjetivos de quien utiliza el oráculo. Los acontecimientos no se producen por casualidad y se suceden de manera cíclica. El I Ching considera el cambio como la única realidad existente.

Mediante el uso del I Ching se puede comprender cómo se generan y se producen los cambios a través de los diferentes símbolos y hexagramas y averiguar cuál es la dirección natural o de menor resistencia a esos cambios que presenta la situación en la que uno se encuentra, no la forma de encararlos o no, sino como hacerlas de manera correcta. No ofrece pruebas ni resultados, se abre a quien desea consultarlo sin más exigencias. El Libro simplemente guía al consultante sobre cuál es el mejor camino a seguir en cada momento, en función del estado de conciencia en que se encuentre y del buen o mal momento temporal macro y microcósmico, pero no adivina el futuro pues éste se puede cambiar.


Cómo usarlo ... Sólo es necesario; el libro y tres monedas con las que, siguiendo un sencillo procedimiento, podremos obtener 64 símbolos o hexagramas; a cada uno de estos hexagramas va asociado un texto, y en cada texto encontraremos la respuesta a la pregunta formulada.

Resumiendo ... El I CHING, es un libro de estaciones y de lluvias, de cosechas y campos, de tormentas y calmas; en su universo de dragones y montañas, hallaremos el conocimiento de que somos nosotros los que elegimos nuestro destino,y que los obstáculos son siempre pasajeros, porque así como hay un tiempo para el dolor, existe otro para la alegría, y sólo hay que saber aguardar ese cambio. El pueblo chino, eminentemente práctico, nos legó con este libro, una bella manera de conocer el orden del universo, y poner así orden en nuestro interior.


De este modo, existen cuatro grandes,
y el que reina es uno de ellos.
El hombre se guía por la tierra,
la tierra se guía por el cielo,
el cielo se guía por el Tao,
y el Tao se guía por sí mismo.

TAO TÊ KING XXV

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada