Xcambó


Xcambó es un yacimiento arqueológico que se encuentra ubicado en el municipio de Dzemul
en el estado mexicano de Yucatán. Es considerado por los expertos como uno de los yacimientos de mayor extensión en la costa norte peninsular, contando con edificios de grandes dimensiones. Se asienta sobre el bosque húmedo de la ciénaga, a sólo 2 kilómetros de la costa del Golfo de México, en el norte de la península, aproximadamente 40 km al noreste de la ciudad de Mérida, capital del estado de Yucatán.


Su nombre significaría “Cocodrilo Celestial”, aunque también se le conoce como “Lugar donde se realizan trueques”. Ambos nombres son idóneos, ya que la ciudad maya está enclavada en una zona de manglar, hábitat de cocodrilos. También el nombre de “Lugar donde se realizan trueques” deja entrever su papel histórico, y es que, por su posición geográfica y abundante biodiversidad le permitió ser un importante centro de intercambio comercial desde el periodo Preclásico tardío al Clásico temprano.


Este puerto prehispánico fue de gran importancia debido a la producción de las salinas ubicadas a lo largo de las costas norte, noroeste, pero principalmente por las de Xtampú y mantuvo contacto con sitios del centro y noroccidente de Yucatán, el norte de Quintana Roo, el Petén Campechano, el Petén Guatemalteco y fue el puerto intermediario entre Izamal y Teotihuacán. Además de ser el centro administrativo salinero, en el puerto llegaban materias primas, productos, objetos y bienes procedentes de regiones distantes, como obsidiana, conchas, caracoles, algodón, jadeíta, pirita, basalto, cerámica, artículos manufacturados de hueso, así como aves acuáticas y otros animales de la región.


Esto se refleja en sus construcciones así como en los materiales encontrados ...  También e hace evidente la edificación de un centro o plaza pública en la que se concentraban todas aquellas actividades de carácter público, como la organización, el control y la dirección de una población, la administración de la producción y el comercio, la realización de actividades civiles, religiosas, entre otras. Para ello se requirió que dicha infraestructura cumpliera con aquellos requerimientos. 


Los edificios están dispuestos de tal manera que forman una plaza cerrada localizada en la parte central del sitio, alrededor de la cual se levantaron las residencias, talleres, áreas de depósitos y chozas de las familias nucleares y extensas involucradas en diversas actividades económicas.


Estructuras ... En sus casi 100 mil metros cuadrados de extensión, cuenta con una ciudadela cerrada, donde están los siete edificios principales: El Templo al Dios del Sol, el Templo de la Cruz, el Templo de los Sacrificios, el Edificio Principal —donde vivían los gobernantes—, y edificios llamados La Gran Plataforma, de Los Comerciantes y de Las Caritas, los cuales en sus paredes estaban adornados con estuco y en algunos había mascarones, de los cuales sólo quedan fragmentos de dos en el templo dedicado al dios del Sol. Además, se encontraron 600 entierros, una ofrenda, un sacbé de 80 metros de largo. En la zona habitacional, cada basamento tiene un depósito donde se guardaba la sal y morteros para producirla.


Entre los rasgos identificados en Xcambó están: las pirámides de cuerpos escalonados, el uso de las esquinas redondeadas, las esquinas remetidas, los basamentos en talud, la moldura en delantal, las escaleras pequeñas que parecen ser decorativas, el uso de gruesos aplanados y modelados de estuco, así como la decoración en las fachadas exteriores mediante enormes mascarones modelados en estuco y pintados y el empleo de grandes bloques de piedra en la construcción de los muros y las escalinatas.


El culto religioso en Xcambó ha sido constante: todavía se venera, en su capilla, construida sobre uno de sus principales basamentos mayas, a la Virgen en sus tres advocaciones: la Asunción , la Concepción y la misma Virgen María: es lugar de peregrinación y rezos para los pobladores de Dzemul desde tiempos inmemoriales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario