Huaca del Dragón (Arco Iris)


La Huaca del Dragón, o como también se le llama, Huaca del Arco Iris, está ubicada en el norte, en las afueras de la ciudad de Trujillo, en el distrito de La Esperanza y cerca de Chan Chan, en el Perú. 
Es una de las huacas piramidales más antiguas del valle, siendo considerada el primer asentamiento de la cultura Wari en el valle de Moche.


El investigador norteamericano Richard Schaedell considera que el lugar tiene una antigüedad de 1.100 años, ubicándosele en el período de desarrollo de culturas regionales que está entre los Horizontes Chavín y Tiahuanaco.


La estructura actual está formada por un muro perimetral de 228 m. de longitud abarcando un área de 3245 m2. La altura de la Huaca alcanza aproximadamente los 10 m., la edificación cuenta con corredores, plataformas, una rampa de acceso a la puerta superior y en las paredes se encuentra relieves con distintos motivos entre los que sobresalen el arco iris, motivo por el cual se debe el nombre de la huaca. La huaca también ha sido denominada "El Dragón" por la importancia y notoriedad de una figura de alto relieve que existe en uno de los muros principales. Dicha figura es bicéfala, parecida a un dragón, con un sinnúmero de patas, a la manera de un ciempiés.


Su estructura presenta una sucesión de plataformas superpuestas orientadas de este a oeste. Se presume que originalmente debió tener tres pisos y que una de sus funciones fue llevar a cabo celebraciones religiosas en honor al arcoiris u otros fenómenos naturales relacionados con la lluvia y la fertilidad de los suelos.


Destacan, como espacios asociados a la edificación, la presencia de catorce cuartos de almacén o "colcas", en donde se guardaban semillas y demás productos agrícolas provenientes de diferentes regiones. 


El templo está rodeado por una muralla perimetral de 60 por 54 metros en cada lado. Su  única entrada está orientada al oeste. La decoración estuvo dedicada al Arco Iris. Este aparece representado 7 veces en una de las paredes del templo. Debajo de cada Arco Iris se observa una pareja de serpientes, una tiene dos cabezas y la otra termina en una cola de pez. 


En la parte alta de la pared, se representaron danzarines en movimiento, orientados hacia la entrada. Alrededor de la plataforma principal existen 14 depósitos en los cuales se hallaron evidencias de ofrendas y esculturas de madera. Se han encontrado veinticinco ídolos de madera, de aspecto jorobado, con incrustaciones de conchas en diferentes partes del cuerpo, posiblemente usados como amuletos.


 El arco iris es un fenómeno natural que apenas ha sido investigado en el área andina, en el periodo prehispánico. Las poblaciones nativas le temían, principalmente porque éstas opinaban que se introducía dentro del cuerpo. Lo que es un hecho, es que desde periodos muy tempranos de la historia de la cosmovisión andina aparecen alusiones a formas arquetípicas de este fenómeno multicolor. Un ejemplo ilustrativo puede ser justamente el de esta huaca en la que se asocia el arco iris con la serpiente bicéfala ... Algo que no es una mera asociación física, ya que se han hallado notables muestras de la serpiente bicéfala, asociada a los reinos celestiales, en los maravillosos tejidos elaborados durante el periodo de Paracas, en la costa sur de Perú. 


En las delicadas telas se puede observar que la representación de la serpiente de dos cabezas suele aparecer encarnada junto al Cóndor o al Halcón (Paul 1993: 279). Al igual, hemos advertido que la imaginería animal, que acompaña al reptil bicéfalo, le atribuye rasgos especialmente asociados con el cielo, por lo que se la relaciona, también, entre otras muchas cosas, con los fenómenos atmosféricos, entre ellos, con el arco iris. 


Por el contrario, las serpientes terrestres, no bicéfalas, suelen asociarse, en la iconografía, al gato montés, la vegetación o el tiburón. Las semejanzas de la iconografía marcan los aspectos de la serpiente-tierra y la serpiente-cielo; semejantes a las características que existen en otras zonas de América, como en el área maya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario