Cultura Tumaco


La zona Tumaco está ubicada en el extremo sur-occidental del departamento de Nariño, en la llamada llanura del Pacífico. El complejo cultural abarcó las provincias de Esmeraldas y Manabí en el Ecuador (Rojas, 1980). A esta cultura también se le conoce bajo la denominación de Tumaco-La Tolita por extenderse al sur hacia estas regiones de la costa ecuatoriana. 


Sociedad ...

Los grupos Tumaco-La Tolita conformaron sociedades con centros políticos y económicos que alcanzaron el nivel de cacicazgos. Estos centros son la isla de La Tolita, parte de Tumaco y el área de Santiago-Cayapas (Ecuador), los cuales mantuvieron nexos culturales y económicos con otros grupos a lo largo de la Costa Pacífica a través de redes de intercambio a corta y larga distancia, tanto de alimentos como de objetos suntuarios, importantes para las élites.


Los habitantes de la cultura Tumaco construían sus viviendas sobre montículos artificiales relativamente altos, compuestos por troncos o guaduas para evitar las inundaciones. También formaban montículos pequeños de tierra llamados Tolas, que eran utilizados como sitios de habitación, zonas de cultivo a manera de linderos o como sitios de enterramiento.

Los arqueólogos han encontrado en las tolas evidencias de fogones, talleres y huellas de postes así como entierros en urnas y fosas con ajuares diversos con cerámica, concha y metales, que reflejan el rango alcanzado por los miembros de estas sociedades.


Origen Histórico ...

Parece que su origen está en la zona mesoamericana (particularmente cultura Olmeca), por las similitudes en ciertos rasgos, como la representación de escenas sexuales, de figuras moldeadas, los sellos planos y cilíndricos, las máscaras, los adornos con capas de plumas, los personajes que salen de la boca de una máscara y las figuras duales de hombre y animal, que muestran expresiones de excesiva fiereza. Los arqueólogos plantean que los antiguos habitantes llegaron por el pacífico a Perú (cultura chavín) y luego migraron a Ecuador y Colombia.(Rojas, 1980).


Metalurgia ...

Otro rasgo importante de estas sociedades es la invención y desarrollo de diversas técnicas metalúrgicas, de formas y de símbolos. La metalurgia fue un vehículo a través del cual los grupos sociales expresaron diversas ideas fundamentales de su pensamiento religioso, muchas de las cuales aún se encuentran en los pueblos indígenas de Colombia.


En Tumaco se trabajaron el oro y el platino, y hay piezas que combinan los dos metales formando un juego de colores que realza los rasgos de mujeres, hombres–jaguares, aves, venados y otros seres fabulosos. Las máscaras, mascarillas y figuras de oro y platino Tumaco tienen una cualidad escultórica y hay incluso algunas muy semejantes a las figurinas de arcilla. La cerámica y los metales les permitieron a los artesanos Tumaco crear un vivo retrato de su propia sociedad en el cual todas las edades, condiciones, costumbres, oficios y creencias adquieren una calidad plástica que va más allá del mero registro etnográfico.


Alfarería ...

En la elaboración de la cerámica emplearon el sistema de moldes de arcilla, con lo cual reproducían en serie las figuras que deseaban. Además utilizaron el sistema de modelado directo de la arcilla y el de rollos, para elaborar las vasijas. Por el color de la arcilla en tonos grises y blanquecinos, se deduce que utilizaron hornos, para la cocción de las piezas.


La decoración característica fue el modelado y la adición de elementos de arcilla por el sistema de pastillaje. Esto sirvió para elaborar los atuendos, tocados y adornos de los personajes.La pintura positiva fue la más empleada en colores rojizos, amarillos, verdes, blancos y negros. La pintura negativa la usaron muy poco. En negro sobre gris o blanco.


Plasmaron diversidad de animales que pudieron ser su base alimenticia y que incluyeron jaguares, saurios o reptiles, búhos, monos, peces y aves marinas. Modelaron alumbramientos, escenas sexuales, maternidades, representaciones fálicas y madres amamantando a sus hijos y mostrando su pecho. Representaron la dualidad hombre-reptil: algunas estatuas vistas de frente representan una figura humana con las piernas flexadas y vistas de perfil, representan un caimán o saurio.


El material arqueológico más importante son figuras en arcilla, bastante realistas. En ellas se aprecian los rasgos físicos de los tumacos , su indumentaria, sus adornos y la deformación craneana. La movilidad y el realismo en las figuras, poco comunes en las culturas precolombinas, caracterizan a esta cultura. Es difícil hallar figuras completas y las pocas cabezas encontradas son de un gran realismo. 


Muchas esculturas tumaco representan libremente la vida sexual. Son muy comunes las representaciones de hombres jaguar, de parejas en el momento de la relación sexual y los estuches fálicos. Curiosamente algunas cabezas presentan rasgos negroides o caracteres blancos como la barba. El resto de la cerámica tumaco está constituida por alcarrazas , vasijas tripoides, ralladores en forma de pescado y pintaderas cilíndricas y planas.


Es notoria la tendencia a representar enfermedades físicas e incluso la vejez implicaba para ellos una categoría especial, pues buen número de máscaras y esculturas representan ancianos con frente y mejillas surcadas de arrugas, muy bien moldeadas en la arcilla.


Aspectos funerarios ...

Según los cronistas, las grandes tolas eran los sitios utilizados para los enterramientos. Los descubrimientos arqueológicos demuestran el empleo de tumbas de pozo, en donde el muerto era enterrado en cuclillas con una olla como ofrenda. También se encontraron tumbas circulares con entierros colectivos en posición de cuclillas.

Otra aspecto importante fue el enterramiento de cráneos aislados sin mandíbula. Se evidencia una preferencia por esta parte del cuerpo. Esto mismo se aprecia en las estatuas de san Agustín y Tierradentro y en la alfarería antropomorfa de muisca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario