Cueva de la Candelaria


La cueva de La Candelaria es un yacimiento arqueológico ubicado en el estado de Coahuila (México). Se trata de una cueva que fue empleada por los pobladores nómadas del lugar como cementerio. En la Cueva de la Candelaria desde 1953, se han encontrado materiales arqueológicos, la misma fue utilizada por grupos de cazadores-recolectores como lugar para depositar a sus muertos, de manera que en el interior se hallaron más de cuatro mil objetos y alrededor de 200 osamentas humanas.

Los ocupantes de Cueva de la Candelaria tenían por costumbre enterrar a sus muertos en posición flexionada, se envolvían con mantas de gran tamaño, cosiendo los lugares de unión para que el contenido no se saliera, y se ataban con cuerdas para mantener la posición, dando la apariencia de una red. Dentro del envoltorio se incluía los objetos personales del difunto, como prendas de vestir, turbantes, adornos, sandalias y armas, así como cuchillos con mango de madera y bolsas tejidas que en ocasiones contenían otras más pequeñas o puntas de flecha y raspadores. Además de estos objetos, también se localizaron dentro de los bultos, anteastas, palos curvos con estrías, punzones de hueso y buriles (Romano 1956).


Por fuera de los bultos, y al parecer sin ningún orden, se colocaron diversos objetos tales como canastas, cornamentas de venado, coas, lanzadardos, arcos, flechas, dardos, redes y cunas.

La presencia de bultos mortuorios con esqueletos que aún conservan partes orgánicas momificadas, en diversas cuevas del norte de México, permite el acercamiento al conocimiento de estos grupos nómadas poco estudiados hasta la fecha y de los que nos falta información, tales como sus relaciones entre sí y con las poblaciones que emigraron hacia el centro en diferentes épocas, en particular los mexicas.

Gracias a que los materiales humanos fueron encontrados con porciones de piel, cuero cabelludo, pelo, tendones, sangre seca, etc. hace que sea más sencillo datar estos cuerpos. Según los resultados de las pruebas de Radiocarbono 14 podemos sacar las siguientes conclusiones:

Cueva de la Candelaria: Muestras recolectadas en 1953 por Aveleyra y otros, enviadas por el finado Pablo Martínez del Río, Instituto Nacional de Antropología e Historia, México, D.F .
  • Muestra TX-50 Textiles de La Candelaria: 745 ± 110 años antes del presente (1950) : 1205 d. C. 
  • Muestra TX-51 Hueso de La Candelaria: 745 ± 95 años antes del presente (1950) : 1205 d. C.

Pero no sólo se han encontrado restos humanos, también se encontró un cánido momificado. Los restos del perro momificado miden aproximadamente 42 cm de largo y 22 de alto, también guarda la posición de estar echado, recostado sobre su lado derecho, y con la cabeza y cuello flexionados hacia abajo; su pata izquierda trasera está flexionada y la delantera extendida; además se aprecia su cola enroscada y erguida. 

Los especialistas consideran que la momificación del animal se debió a causas naturales, ante las condiciones de humedad y el clima que impera en la cueva; asimismo, se ha planteado la hipótesis que quizá muriese por inanición. La antigüedad del perro momificado oscila alrededor de los 1,000 años, dato que se precisará con estudios de carbono 14.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada