Cultura Mixteca


La Cultura Mixteca, fue un pueblo que habitaba en el Sudeste de México, se ha conservado de su conjunto cultural un contingente único de códices ilustrados, procedentes con toda seguridad de códices prehispánicos, que contienen información de carácter genealógico e histórico, así mismo, se distingue no sólo por su profundidad y continuidad histórica, sino por la extraordinaria calidad de su arte.

Por las investigaciones arqueológicas se sabe que existieron asentamientos mixtecos en sitios como Monte Negro y Etlatongo, y en Yucuita en la Mixteca Alta, hacia el año 1500 a.C. hasta el 500 a.C.

  • Ubicación geográfica ...  
El territorio de la cultura mixteca suele dividirse en tres regiones: la Mixteca Alta, zona montañosa al oeste de Oaxaca; la Mixteca Baja, una árida llanura al norte de Oaxaca, al sur de Puebla y al este de Guerrero; y la Mixteca de la Costa, cálida llanura tropical junto a la costa del Pacífico.

  • Un poco de historia ....
Los mixtecos son uno de los pueblos más antiguos de Mesoamérica. Su lengua pertenece al grupo de lenguas mixtecanas, emparentadas con el Zapoteco y el Otomí. Existen indicios de ocupación humana en la Mixteca desde el quinto milenio antes de la era cristiana; sin embargo, sólo después del desarrollo de la agricultura en Mesoamérica inició el proceso que dio origen a la cultura mixteca prehispánica.

Alrededor del tercer milenio antes de la era cristiana aparecieron los primeros poblados agrícolas en la región, cuya economía estaba basada en los cuatro cultivos básicos mesoamericanos: el chile, el maíz, el frijol y la calabaza. Dos mil años más tarde, en pleno período Preclásico Medio, la Mixteca fue el escenario de una revolución urbana, donde los núcleos de población crecieron y se integraron en la amplia red de intercambios que unió a los pueblos mesoamericanos. Como la mayor parte de las sociedades mesoamericanas, los mixtecos no formaron una unidad política en la época prehispánica, sino que estaban organizados en pequeños estados compuestos por varias poblaciones enlazadas por relaciones jerárquicas.

  • Sociedad ....

La sociedad Mixteca era estratificada y jerarquizada. En la cima de la pirámide social se encontraba el gobernador de cada reino independiente mixteca junto a los nobles mixtecas que se encargaban de la administración. Luego le seguían los comerciantes, artesanos, campesinos, siervos y esclavos.

  • Arquitectura ...
La arquitectura mixteca no destaca por grandes y monumentales edificaciones, al contrario, sus aportaciones en este campo son relativamente sencillas. Hay que tener en cuenta que los edificios de Yugul y Mitla fueron construidos por los zapotecos bajo el dominio mixteco, la aportación arquitectónica de los mixtecos se basa en la decoración, lo que dio como fruto un estilo con rasgos de las dos culturas. 

Entre las decoraciones mixtecas destaca la realizada con grecas, con piedras recortadas y labradas con notabilísima elaboración. También sobre arquitectura cuentan mucho los códices, por ellos se sabe que sus templos se ubicaban sobre estructuras piramidales y que disponían de escalinatas. 

De la misma manera conocemos que los edificios civiles se construían alrededor de grandes espacios abiertos y que en su interior los departamentos habitacionales se sucedían en torno a patios. En cuanto a la calidad de las viviendas es prácticamente la misma que los zapotecos, las viviendas de los grupos sociales más bajos se construían con materiales poco resistentes, como el bajareque para las paredes y las hojas de palma para los techos. Los campesinos y las clases más desfavorecidas vivían junto a los campos de cultivo, alrededor del centro ceremonial.

La construcción de Yugul fue ideada como ciudad fortaleza y se cree que fundada por los mixtecos. En la parte central del recinto levantaron el palacio y la convirtieron en su centro administrativo-político, en el que sus edificios y la cancha del juego de pelota se entrelazan por amplias plataformas. De todas las construcciones del complejo, la más interesante sin duda alguna es el llamado Palacio de los Seis Patios que se levanta sobre un montículo de una extensión de 5.000 metros cuadrados, el que artificialmente nivelaron apoyándose sobre las rocas que se situaban en su parte norte.

También había grandes plataformas y juegos de pelota.

  • Arte ...
Los mixtecos se cuentan entre los mejores artesanos del México prehispánico, y sus creaciones fueron apreciadas en muchos otros lugares. Esta maestría creativa se encuentra plasmada en obras de todo tipo y realizadas con diferentes materiales: figuras y herramientas de obsidiana y cristal de roca; cerámica policroma, decorada con un sinfín de motivos geométricos, simbólicos y religiosos; grabados en hueso y madera con representaciones de escenas semejantes a las de los códices; adornos en jade, concha y turquesa, así como artículos de orfebrería, rama en la que eran considerados los mejores de Mesoamérica.

Con el empleo de diversas técnicas como el martillado, la cera perdida, la filigrana y las aleaciones, elaboraron entre otros objetos: collares, pectorales, anillos, orejeras y narigueras. El mejor ejemplo de la maestría de esta cultura en la fabricación de objetos de oro, lo constituye la rica ofrenda depositada en honor de un señor mixteco, en algún momento del Posclásico, en la famosa tumba 7 de Monte Albán, cuando esa gran ciudad zapoteca ya había sido abandonada y era también considerada un lugar sagrado para otros pueblos.

  • Cerámica ...
Muchas de las piezas mixtecas que se conocen son piezas de cerámica, cuyo durable material ha resistido el paso del tiempo. Algunas de las más antiguas son piezas correspondientes al Preclásico Medio.  Se trata de piezas que reflejan influencia de los estilos olmeca y zapoteca, como en el caso de la alfarería encontrada en Monte Negro. 

El estilo ñuiñe, que se desarrolló en la Mixteca Baja durante el Clásico, también muestra una fuerte influencia zapoteca, combinada con algunos elementos de inspiración teotihuacana. En esa zona y durante ese período gozaron de popularidad las representaciones del dios del fuego. 


Otras piezas características del estilo ñuiñe son las cabecitas colosales que se han encontrado en Acatlán, Anicano y otras localidades de la Mixteca poblana. En algunas localidades de La Montaña se conservan piezas de estilo ñuiñe que siguen siendo objeto de culto por parte de los nahuas, tlapanecos y mixtecos que habitan esa región. 

La cerámica mixteca del Posclásico es de un acabado muy fino y una gran riqueza decorativa. El grosor de las piezas es muy delgado, generalmente rojizo o café, con un bruñido de alta calidad que produce efecto en las piezas. La superficie de éstas estaba decorada con gran profusión, con temas y colores similares a los que se encuentran en los códices mixtecos. La cerámica policroma mixteca estaba destinada al uso de la élite. Algunas piezas de este tipo de cerámica se han encontrado fuera de la región mixteca.

  • Escultura ...
Se han encontrado estelas en diversas localidades, por ejemplo en Yucuita y Yucuñudahui, que dan muestra del mismo influjo cultural teotihuacano y zapoteco que alcanzó la cerámica durante el Preclásico y el Clásico. Las estelas de Yucuita fueron poco trabajadas, prácticamente consisten en grandes piedras con superficies y formas poco trabajadas donde se inscribieron fechas y nombres calendáricos de personajes importantes.

En algunos sitios de tradición ñuiñe como Cerro de las Minas y Huajuapan se han encontrado dinteles que adornaban las entradas de algunos edificios. Sin embargo, las mejores esculturas mixtecas son pequeñas piezas talladas con igual virtuosismo y profusión que los terminados de la cerámica. Los mixtecos produjeron pequeños objetos suntuarios de hueso, madera, cristal de roca y piedras semipreciosas como el jade y la turquesa, de una exquisitez tal que Alfonso Caso llegó a compararlas con las «mejores tallas chinas». Muchos de estos objetos han sido encontrados en contextos funerarios, como en el caso de la tumba 7 de Monte Albán, que dio al mundo una notable muestra del refinamiento artístico de la sociedad mixteca.

  • Religión ...
Los mixtecos de la época prehispánica tuvieron una religión animista. De acuerdo con la información que se ha obtenido de los documentos pictográficos producidos por este pueblo, la proveniente de fuentes históricas coloniales y del análisis de la evidencia arqueológica, se puede decir que comparte con otras religiones mesoamericanas algunos rasgos muy característicos, entre ellos, la creencia en un principio dual primigenio que dio origen al mundo como se le conoce. Otro rasgo común entre la religión mixteca y el resto de las religiones mesoamericanas es la creencia en que el mundo ha sido creado y destruido en varias ocasiones. 

Los mixtecas tenías un panteón de dioses muy extenso, teniendo una deidad para cada elemento de la vida; todas estas deidades eran comunes a todos lo mixtecas, pero curiosamente, cada pueblo o señorío tenía un dios principal distinto.

El sacrificio humano entre los mixtecos fue una práctica ritual de bastante antigüedad. En la zona arqueológica de Huamelulpan se han encontrado los restos de algunos cráneos que debieron formar parte de un tzompantli. Los rituales más importantes de la vida de las sociedades prehispánicas de la Mixteca incluían sacrificios de animales o de seres humanos, como demuestran varios acontecimientos importantes en las crónicas sobre el pasado precolombino de los mixtecos.

Sus principales dioses eran: Huehuetéotl, dios viejo del fuego, Dzahui, dios de la lluvia y Xipe Tótec, dios de la fertilidad y patrono de los linajes.

  • Entierros ...
Los entierros humanos de Tayata incluyen la práctica de la cremación, siendo los más tempranos descubiertos hasta ahora en Mesoamérica (Duncan et al. 2008). La incineración no es una práctica compartida por todas las sociedades mesoamericanas tempranas, entre ellas la zapoteca y la olmeca, lo que indica que las diferencias ideológicas y de identidad ya estaban presentes. 

Los códices mixtecos y reseñas tempranas de los españoles mencionan que el protohistórico mixteco usaba la cremación como parte de su sistema mortuorio. Figurillas de barro y collares de concha fueron encontrados en asociación con los entierros incinerados de Tayata, identificándose en contextos domésticos, es decir en casas. Uno de los individuos cremados fue enterrado en posición sedente, una típica postura relacionada con estatus de autoridad en la antigua Mesoamérica. 

La práctica temprana de la incineración está vinculada con la aparición de sociedades jerarquizadas en la antigua Mixteca Alta y refuerza la idea de que los documentos históricos nos ayudan a comprender contextos culturales anteriores. Las personas cremadas en Tayata datan de la época de transición Formativo Temprano-Medio. 

Otro aspecto a destacar es la presencia de restos óseos de animales en los entierros de Tayata, principalmente perros y venados. 2500 años después de los entierros de Tayata, los pueblos mesoamericanos asociaban al perro con el acompañante del difunto al inframundo, mientras que el venado solía relacionarse con el fuego o con el ocaso del Sol. Estas nociones tan arraigadas si bien no se originaron propiamente en Tayata, pueden tener su antecedente en el periodo Formativo.

  • Lugares sagrados ...
En muchas localidades mixtecas existen lugares sagrados o que son considerados por los mixtecos como lugares míticos o históricos. Pese a ello, actualmente no existe ningún lugar que pueda ser considerado el centro religioso o de culto para toda la región, por lo que existen diversos puntos en toda la mixteca en los cuales se realizan aún celebraciones en lugares considerados como sagrados. 

Bartolomé refiere que en la costa, en los poblados de de Ixtayutla y Santa María Zapatepec, se localiza el Cerro de la Campana a donde acuden varios pueblos a pedir lluvias al Ñu´un davi (deidad lluvia) o salud al Ñu´un tajna (deidad curación). 

Otro ejemplo es el cerro de San Vicente cercano a Tututpec y llamado Yucu cha'yu ka'nu (Piedra Grande), también se acuden para realizar petición de lluvia. (Bartolomé, 1999). 

Algo similar ocurre en el distrito de Nochixtlan, en la mixteca alta, en donde los cultos en cuevas son frecuentes, pues se siguen considerando cuevas de lluvia. “Así, en San Miguel Chicagua, ÑChii Kawa (Peña abierta o Lugar de Peñas) existe una caverna donde se hacían ceremonias propiciatorias de las lluvias denominada yavi kee yuku (cueva de la curación; literalmente, "cueva donde se depositan las medicinas") en las que participaba toda la gente de la localidad, pero que ahora se encuentran casi abandonada. 

En la Apoala está la cueva Kawa Laji (cueva del diablo). En San Juan Diuxi también se rendía culto al dios de la lluvia en una cueva llamada Xee Kawa (Pie de la cueva) donde la población concurría durante el mes en septiembre; en la actualidad consideran que ahí están escondidos los ídolos de piedra se representan a las deidades mixtecas. 

El culto parece haber decaído también en San Pedro Tiida, aunque los mayores aún recuerdan las ceremonias propiciatorias en la cueva We'e dawi (casa del agua). Sin embargo el culto persiste en otros pueblos en la región, como en el caso de Santiago Motlatongo, localidad donde aún se mantiene el culto a la cueva Veé Lavi (casa del agua), en donde se hacen ofrecimientos para propiciar las lluvias presididas por especialistas.” (Bartolomé, 1999) 

En la mixteca, también existen lugares conocidos como “piedras de adoración” o Ñu'un (Dios Sabio) o también Yuu ñu Ñun ini ("piedra con corazón"), las cuales son percibidas como guardianes de los lugares en los que se hallan; estos sitios son lugares para el culto público y privado.

Bibliografía consultada: 

Bartolomé, Miguel A., “El pueblo de la lluvia. El grupo etnolingüística Ñuu Savi (Mixtecos)”, en Configuraciones étnicas en Oaxaca. Perspectivas étnicas para las autonomías Vol. I., INI, CONACULTA-ENAH, México, 1999.

Bartolomé, Miguel Ángel, “Las cosmovisiones indígenas” en Los pueblos indígenas de Oaxaca. Atlas etnográfico, Fondo de Cultura Económica, CONACULTA, INAH, 2004, México.

  • Escritura ... 
Los caracteres utilizados en la escritura mixteca se pueden clasificar en tres tipos, símbolos pictográficos, símbolos ideográficos y signos fonéticos. 

  • Los Códices Mixtecos ...
Los códices prehispánicos conservados están pintados sobre largas tiras de piel animal dobladas en zig zag. Los códices más grandes, formados uniendo varias pieles, una vez desenrollados superan los 13 m. Según noticias procedentes de la época colonial, los códices ilustrados se desplegaban en las salas de las casas nobles y unos historiadores los explicaban. Cuando no se utilizaban, se doblaban por uno de los lados, adoptando así un tamaño fácilmente manejable. 

Este formato doblado aún era habitual durante las primeras décadas después de la conquista española. Pero también de inicios de la época colonial proceden algunos códices ilustrados, pintados sobre grandes rectángulos de algodón, llamados lienzos, así como dibujos y pinturas sobre papel europeo. 

Durante el siglo XVI, este papel importado era muy escaso en el Nuevo Mundo y, en general, con él sólo se hacían«manuscritos» ilustrados para clientes europeos.

Se han conservado muy pocos documentos de la cultura mixteca sobre papel local, fabricado con corteza vegetal; los cuatro libros plegables mayas que han llegado hasta nosotros están hechos en papel amate, lo mismo que docenas de «manuscritos» del comienzo del período colonial procedentes del valle de México.


El Códice Bodley es un importante manuscrito pictográfica mixteca. Fue nombrado Códice Bodley debido a que se encuentra desde el siglo XVII en la Biblioteca de Bodleian de la Universidad de Oxford. Aunque la fecha exacta de su creación es difícil de establecer, a juzgar por su contenido, estaría completada poco antes del año 1521, cuando ocurrió la conquista española de México.


El Códice Zouche-Nuttall, es un documento precolombina de los mixtecas. Es uno de los tres códices que registran las genealogías, las alianzas y conquistas de varios gobernantes mixtecas en el siglo XII XIII, narra especialmente las conquistas mixtecas del señor Ocho Venado Garra de Jaguar. El Códice Zouche-Nuttall, se hizo en el siglo 14. El códice probablemente llegó a España en el siglo XVI. En el año de 1854, fue identificado por primera vez en el Monasterio de San Marcos en Florencia, sería vendido luego a diferentes coleccionistas europeos. El año 1917 seria adquirido por el Museo Británico y actualmente se encuentra e ahora en la Biblioteca Británica del Reino Unido.


El Códice Vindobonensis Mexicanus (llamado también Códice de Viena): es una documento precolombina mixteca datado del siglo XI.. Es un registro mixteca de los rituales calendarios y genealógicos. El Codex Vindobonensis tiene 52 páginas con el tamaño de 26,5 por 22 cm. Fue compuesto en una forma de armonía con la longitud de 13,5 m. Su peso es de 2.687 kg. El texto se divide en 10 secciones principales. En un principio se presenta genealogías mitológicas de dioses. También contiene listas de gobernantes Mixtecas y sacerdotes. No es seguro donde fue descubierto el Códice Vindobonensis, probablemente se descubrió en Veracruz y luego fue enviado a Sevilla, junto con los otros manuscritos como el Códice Zouche-Nuttall, como un regalo para el rey Carlos V de España en el año 1519. La historia del codice después no se conoce bien, pero llegó a Portugal, Roma, Weimar y Viena. Actualmente se encuentra en la Biblioteca Nacional de Austria en Viena.

Los dos primeros Códices son históricos en el contenido, mientras que el último Códice registra las creencias mixtecas sobre el origen del universo, los dioses y la mitología.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada