Tumba tracia de Kazanlak


La tumba tracia original del siglo IV-III a.C., conocida como la Tumba de Kazanlak, se halla en el Parque de Tyulbeto, en la ciudad de Kazanlak y es una construcción funeraria de ladrillo de tipo tholos.  Fue descubierta en 1944 por dos soldados que estaban excavando una trinchera durante la Segunda Guerra Mundial. Hoy se encuentra en un parque pintoresco situado en el centro de Kazanlak.


La tumba, situada cerca de la antigua capital tracia de Seutópolis, forma parte de una importante necrópolis tracia. En esta región se encuentran más de 1000 tumbas de reyes y miembros de la aristocracia tracia.

La tumba tiene un modo especial de conservación. Junto al original se hizo una copia en escala 1:1 que muestra la arquitectura, los materiales arqueológicos y las pinturas murales de la Tumba de Kazanlak, uno de los monumentos más significativos de la cultura tracia en tierras búlgaras.

Por su proyecto arquitectónico, la tumba pertenece al tipo de tumbas abovedadas, la arquitectura típica de entierro de Tracia desde el final del siglo V hasta principios del siglo III a.C. La tumba está situada en la parte sur de un montículo de entierro y consta de tres salas: una entrada rectangular, un pasillo estrecho de ladrillo (dromos) y una cámara funeraria de ladrillo de planta circular y cúpula acampanada.


En la tumba se realizaron dos funerales: el de un hombre y el de una mujer, cuyos cadáveres fueron colocados dentro, según lo indican los huesos conservados. Según los arqueólogos, la tumba fue saqueada en la antigüedad. En el montículo de tierra se encontraron dos askos de barro (recipiente circular plano con dos asas) y una jarra de plata. En el vestíbulo se descubrieron dos vasijas de arcilla, oynohoes (jarra de vino) y huesos de caballo. En la cámara abovedada se encontraron un ánfora de fondo agudo, rosetas de arcilla con decoración dorada, una corona fúnebre, pequeños trozos de ornamentos de oro y fragmentos de la cerámica tracia local.


El monumento debe su fama mundial a los impresionantes murales del pasillo y la cámara abovedada: una de las obras mejor conservadas del antiguo arte mural de la época helenística temprana. El maestro, un pintor desconocido, trabajó con cuatro colores: negro, rojo, amarillo y blanco.

La decoración mural imita los colores de una pared frontal de algún edificio rico, enlosado con placas de mármol y decorado con detalles arquitectónicos. Los guerreros presentados en el segundo friso del pasillo reproducen un encuentro entre dos tropas enemigas, y en el muro oeste se representa una escena de lucha. Las escenas reflejan un evento histórico, asociado con la vida del noble soberano tracio enterrado en la tumba.


En la cámara abovedada del centro del friso principal, frente a la entrada, se representan las figuras de un hombre y una mujer, sentados alrededor de una mesa cubierta con frutas, y alrededor de ellos se presenta a sus sirvientes, trayendo regalos. La escena presentada es una escena de “agasajo funeral con procesión”. Los nobles esposos están coronados con laurel (signo de glorificación muy extendido en la época helenística). La decoración mural de la parte superior de la cúpula termina con un segundo friso pequeño, en el que se presentan tres carrozas, cada una tirada por dos caballos.

La tumba forma parte del Valle de los Soberanos Tracios, que incluye templos y tumbas encontrados en los montículos de Golyama Kosmatka, Golyama Arsenalka, Shushmanets, Helvetia, Grigones, Svetitsa y Ostrusha.

1 comentario:

  1. Qué delicia ver estas culturas que hacen de la muerte....un ARTE.

    ResponderEliminar