Yacimiento arqueológico de Villaricos


Villaricos (Almería) fue fundado por los fenicios en torno al siglo VII a C. con el nombre de Baria. Situado en una posición estratégica contaba tanto con amplios recursos pesqueros (almadrabas para capturar el atún en sus migraciones anuales), de comunicación (el propio lecho del río Almanzora) como mineros (plata, plomo e hierro en la Sierra Almagrera)
.


Está localizado en el margen izquierdo de la desembocadura del río Almanzora y fue excavado a principios del siglo XX (1908) por el ingeniero belga Luis Siret. Se trata de un enclave muy complejo donde hay que distinguir 5 diferentes núcleos perfectamente diferenciados que destacan por su amplia secuencia cronológica:

La ciudad fenicia al noreste, la ciudad romana al sur, la necrópolis al norte, el área industrial de salazones de pescado en la zona costera del sureste y el poblamiento tardorromano del cerro de Montroy, en la primera elevación montañosa de Sierra Almagro.


- El área de necrópolis se ha detectado al norte de los asentamientos fenicios y púnicos, contando con una amplia extensión espacial y cronológica, dado que las tumbas más antiguas se remontan al siglo VII a. C. y continúa este uso hasta época tardorromana y visigoda, adscribiéndose en principio la mayoría de estos enterramientos al período púnico, según las investigaciones realizadas.

Se han registrado tumbas con ajuares muy ricos en cerámicas griegas áticas y metales preciosos, datados entre los siglos V y III a. C., que muestran el período de apogeo que experimentó la ciudad en estos momentos.


- Otra área claramente diferenciada, que se conserva casi intacta, es la zona industrial dedicada a la factoría de salazones de pescado, actividad muy importante y que se desarrollaba en el borde costero. Los estudios indican que estuvo en funcionamiento desde finales del siglo I a.C. hasta el siglo IV d.C.

A partir del siglo IV la población empieza a replegarse localizándose su núcleo al norte de esta zona, en el Cerro Montroy, perdurando dicho poblamiento hasta el siglo VII y relacionándose con la presencia visigoda.


Tipos de tumbas ... 

A.- Inhumaciones ... La estructura básica para la inhumnación es una fosa rectangular excavada en el terreno. En cuanto a la observación realizada sobre los tipos de ajuares y si guardan o no relación con los diferentes tipos de tumbas, para el caso de las inhumaciones podemos señalar una presencia casi predominante de huevos de avestruz con cada enterramiento. Se observa igualmente una asociación entre los huevos de avestruz lisos que presentan una pequeña perforación en uno de sus extremos con ánforas utilizadas como elementos del ajuar . Se aprecia igualmente una fuerte presencia de ataúdes de madera. En estos enterramientos los huevos de avestruz están decorados y cortados en un extremo.


Aparte de los ataúdes, ánforas y huevos de avestruz es relativamente rara la presencia de otros objetos como por ejemplo, pequeños jarritos con un asa, pequeños cuencos de borde entrante, adornos y ungüentarios de cerámica.

Además de las fosas se utilizaron las cistas, que son enterramientos formados bien por 4 losas monolíticas colocadas verticalmente, bien por varios sillares de piedra que en algunos casos se cierran por medio de una o varias losas.

Cámaras, que son tumbas conformadas por una cámara funeraria construida con sillares.


B.- Cremaciones ... En el conjunto de los enterramientos que comparten este ritual se pueden señalar diferentes tipos de estructuras presentando variantes según tengan o no un recipiente contenedor de los restos quemados: 

- Hoyos, que son simples cavidades en la tierra en cuyo fondo son depositados los restos cinerarios del difunto, bien de manera directa o bien depositados en el interior de vasos cerámicos fechados en el S. III a.C.

- Fosas, que son pequeñas excavaciones horizontales en las que los restos cinerarios del difunto eran depositados directamente en el suelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada