Necrópolis Puig des Molins


A unos 500 metros del recinto fortificado de la ciudad de Eivissa y en dirección oeste, se eleva un pequeño cerro calcáreo con una cota máxima de 51 metros sobre el nivel del mar, conocido como el Puig des Molins a causa de los viejos molinos en desuso que se levantan en su cima.


Los arqueólogos han ido descubriendo en la isla diversas necrópolis de la época de los cartagineses. En ellas se han encontrado grandes cantidades de objetos funerarios si bien se trata, por lo general, de objetos pertenecientes a ajuares algo pobres, con pocos objetos preciosos y pocas joyas de oro. 


La necrópolis, al igual que la ciudad, fue fundada en el siglo VII a. C. por los fenicios, que tenían la costumbre de sepultar a sus muertos a un enclave próximo a su aldea, aunque separado por un accidente geográfico. Así, mientras sobre el Puig de Vila se arremolinaba la urbe de los vivos, el Puig des Molins, a 500 metros y separado por una vaguada, albergaba la ciudad de los muertos. Desde entonces, la colina se convirtió en el cementerio de la villa durante toda la antigüedad.

De todo el laberinto de sepulcros, sólo 340 son visibles desde el exterior, siendo la mayor parte de ellos de época púnica y excavados en la roca, por lo que reciben el nombre de hipogeos. 


Tipos de enterramiento ...

Los enterramientos son de inhumación o de cremación, dependiendo de la época en que fueran ocupados.


En ellos se han encontrado ajuares con cientos de figuras de barro cocido (incluso se han descubierto en otras excavaciones los moldes para fraguar la arcilla). Algunas son representaciones del propio difunto y otras lo son de divinidades protectoras y también de animales sagrados. Junto a ellas, se han encontrado amuletos, vasos con ofrendas, joyas (pocas veces), lucernas a modo de lamparilla o linterna, hachuelas votivas y monedas. Las representaciones divinas se refieren casi siempre a Deméter y Coré. Estas diosas recibieron adoración en todo el Mediterráneo hacia la segunda mitad del siglo V a. C.


Las representaciones del difunto unas veces son masculinas, con barba o sin ella y otras, las más numerosas, femeninas. Éstas van muy decoradas con una gran riqueza ornamental, todo ello en barro. Los estilos de las figuras, desde el punto de vista del arte son de tres clases:
  1. Egiptizantes
  2. Púnicos 
  3. Griegos

El hecho de que se encuentren los tres estilos se debe a que cronológicamente, los enterramientos hallados van desde el siglo V a. C. hasta la época romana.

Las figuras femeninas llevan por lo general un manto adornado con gran decoración de rosetas, palmetas, volutas, flores, roleos y temas griegos y orientales. Los brazos se cocían aparte y luego se pegaban, unas veces abiertos, otras veces oferentes y otras portando símbolos. La mayoría de estas figuras son representaciones de diosas, de arte griego porque según se cree hubo a lo largo de los siglos una gran aportación étnica desde la Magna Grecia.


El busto de la diosa Tanit es el más importante y representativo: era la diosa madre cartaginesa a la que en la antigüedad se ofrecían sacrificios para sortear a las adversidades. Hoy continúa siendo un símbolo para artistas y numerosos creyentes en sus influjos positivos. Fue hallada en el transcurso de unas excavaciones realizadas en la propia necrópolis, en 1913, dirigidas por el arqueólogo Carles Roman.


Los Hipogeos ... Consisten en cámaras subterráneas excavadas en la roca caliza del cerro y a las que se accede por un pozo inclinado, por regla general poco profundo y de forma rectangular , de 1,50 a 3m. , de todos modos las dimensiones son variables dependiendo de si en su interior hay o no un sarcófago. La puerta de acceso a la cámara es de forma también rectangular y las dimensiones son variables (0,80- 1,20 m de anchura y altura). Esta puerta de acceso se cerraba con una gran losa. 


Los sarcófagos se solían colocar adosados a los muros laterales o al fondo del recinto. Están hechos de piedra arenisca local "marés" tallados en un solo bloque y de dimensiones medias de 2,20 m de longitud por 0,70/ 0,80 de altura y anchura. Carecen de ornamentación o inscripciones ... El único detalle digno de mención es que en los lados superiores presentan sendas escotaduras, supuestamente para poder sujetarlos durante su transporte o incluso para colocar la tapa superior


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada