Mixco Viejo ... "Chuwa Nima'ab'äj"


Las ruinas de Mixco Viejo, antigua capital de los indios Pocomam, están situadas a seis kilómetros de la confluencia de los ríos Pixcayá y el Grande o Motagua, en el extremo noroeste del departamento de Chimaltenango.


Hace quinientos años, Saqik'ajol Nimakaqapek era la capital del reino Poqomam. Era una fortaleza militar inexpugnable, gobernada por soberanos severos. Alrededor del año 1470 fue conquistado por el pueblo kaqchikel y su nombre fue cambiado a Jilotep'ek (Jilotepeque). Se estima que llegó a tener un población de 10.000 habitantes a inicios del S. XVI. Mixco Viejo fue conquistado y destruido por las tropas de Pedro de Alvarado en 1525, después de un asedio de más de tres meses.


La ciudad no fue sólo un cuartel militar, también fue un importante centro ceremonial en cuyos templos el pueblo celebraba sus ritos religiosos y se congregaba para disfrutar del famoso juego de pelota maya.

Este último, era una ceremonia que convocaba a miles de espectadores. Por ello, se considera que muchas de las casas de la zona sirvieron para albergar a los jugadores cuando asistían a los juegos, que tenía lugar entre dos equipos que se valían de una pelota forrada de hule que impulsaban con las caderas.


Edificios ...

Ciento veinte estructuras en total conforman el conglomerado arquitectónico. La mayoría de templos se encuentran en buen estado y varios están totalmente restaurados. Cuenta con dos campos de juego de pelota y una muralla de piedra que rodea al conjunto, la cual fue erigida como defensa adicional contra posibles ataque, está rodeado de barrancos y posee solamente una forma de entrar y salir de la ciudad.

Las estructuras están divididas en 15 grupos que constan de
 al menos 120 estructuras mayores, incluso templos, palacios y dos canchas de juego de pelota maya.


Características del estilo ....

La casi totalidad del material encontrado, utensilios domésticos u objetos de culto en barro cocido, datan de los últimos siglos antes de la conquista. Enterradas al pie de los monumentos se encontraron gran cantidad de urnas funerarias semejantes a los cántaros domésticos.
Los mixqueños incineraban a sus muertos y depositaban las cenizas dentro de cántaros en los que abrían tres agujeros en correspondencia con los ojos y la boca del difunto.Estas urnas están a menudo decoradas con motivos pintados en negro, rojo y crema, representando una serpiente muy estilizada. Este tipo de decoración es conocido bajo el nombre de "Policromo de Chinautla". Los platos o escudillas y los vasos de tres pies, están decorados en el mismo estilo. 


Se encontraron también incensarios con mango, llenos o perforados como las "Pichachas" contemporáneas, "Pintaderas" rectangulares con mangos y moldes para fabricar las cabezas de tigres aplicadas en las asas de las vasijas.


En escultura sobre piedra, Mixco Viejo es bastante pobre, habiéndose encontrado solamente una bella pieza de bulto representando las fauces de una enorme serpiente abiertas, con una cabeza humana dentro de ellas, pieza que era el "marcador" del juego de pelota. El único elemento decorativo empleado en las fachadas de las estructuras, es un simple revestimiento de estuco y no aparece ningún relieve que las enriquezca.


Sin embargo los mixqueños habían alcanzado la perfección en el trabajo de la obsidiana que ellos utilizaban para todas sus herramientas y aún es fácil encontrar innumerables fragmentos de láminas de aquel material a flor de tierra y a lo largo de la excavación aparecieron gran número de raspadores, puntas de lanza, flechas, navajas, objetos de ornamentación y núcleos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario