Selinunte


Selinunte es una antigua ciudad griega del sur de la isla italiana de Sicilia, en la actual provincia de Trapani, en la costa sudoeste, en la desembocadura del río Selinunte, a unos 6 km al oeste del río Hipsa. 


Selinunte fue fundada por colonos griegos de Megara Hyblaea, en el siglo VII a.C. Desde el siglo V a.C. su destino estuvo ligado al de Cartago. Primeramente, en la guerra entre los griegos de Sicilia y los cartagineses, que finalizó en el 480 a.C. con la batalla de Himera, permaneció del lado de éstos últimos. A finales del siglo V a.C., el continuo enfrentamiento entre Selinus y la vecina Segesta, finalizó con la destrucción de Selinus a cargo de los cartagineses, aliados de Segesta. 



Selinus resurgió nuevamente, de la mano de Hermocrates de Siracusa, pero esta vez bajo la influencia púnica. Este dominio perduró hasta la Primera Guerra Púnica, cuando la ciudad fue destruida, y abandonada por los propios cartagineses, ante la inminente llegada de los romanos, siendo su población transferida a Lilibeo. 


Durante la época romana y bizantina el lugar permaneció inhabitado. Un gran terremoto acaecido en el siglo VII d.C. redujo a ruinas los edificios que aún quedaban en pie.

En el sitio arqueológico de Selinunte se conservan los restos de varios templos de orden dórico en torno a la acrópolis y otros tres ubicados en la colina Marinela, hacia el este. Además, al oeste del río Selinunte, en la colina Gaggera, había una serie de santuarios entre los que destaca el santuario de Deméter Maloforos, donde se hallaron miles de figuras votivas.



Friso del templo dórico de Selinunte (Sicilia) 550 a. C.

El friso es la parte central del entablamento y se compone de una sucesión alternante de triglifos (formados por tres estrías verticales) y metopas (que presentan decoración escultórica).


El templo C, que fue construido en el siglo VI a. C., posiblemente es el más antiguo. Medía 64 m de longitud por 24 de anchura y tenía 17 columnas en los lados largos y 6 en los lados cortos. En el centro del frontón aparecía representada la cabeza de Medusa. Se cree que el templo podría haber estado dedicado a Apolo. 



El templo E fue construido entre 465 y 450 a. C. y es el que más ha sido reconstruido por los arqueólogos. Mide 67 m de largo por 25 de ancho y tiene 15 columnas en los lados largos y 6 en los cortos. Se cree que estaba dedicado a Hera.


El templo F, puesto que tenía cerrada la perístasis, se cree que estaba dedicado a un culto mistérico a Deméter o a Dioniso aunque también se ha sugerido que podría haber estado dedicado a Atenea; por otra parte, el templo G era el más grande, no llegó a ser acabado y podría haber estado dedicado a Apolo o haber sido un templo de todos los dioses del Olimpo. 

Los templos A y O estaban situados de manera paralela. Estos templos, al igual que los templos B y D, están destruidos.



Se conservan restos de fortificaciones desde el siglo VI a. C. cuyos restos más impresionantes pertenecen al siglo IV a. C. entre los que destaca el sofisticado sistema defensivo que protegía la puerta norte, que incluía murallas de un grosor de casi 6 metros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada