Misterios del mundo vegetal: Mandrágora


La Mandragora officinarum o Atropa mandragora conocida también como manzana de Satán, manzana del amor o planta de Circe, crece en bosques sombríos, a la vereda de ríos y arroyos donde la luz del sol no penetra. Su raíz es gruesa, larga, generalmente dividida en dos o tres ramificaciones de color blancuzco que se extienden por el suelo; sus hojas son de un tono verde oscuro; sus flores son blancas, ligeramente teñidas de púrpura; el fruto es parecido a una manzana pequeña y exhala un olor fétido.

Entre las historias y supersticiones acerca de esta planta, se dice que, quien arranca, aún de forma involuntaria, una raíz de mandrágora corre el serio peligro de quedarse ciego o morir.

Si alguien la arranca por voluntad propia, ha de volver al lugar de donde la ha arrancado y, como compensación, dejar allí un trozo de pan, algo de sal y una moneda.


Curiosidades ....

En la Edad Media se consideró que la mandrágora era una planta diabólica. Se decía que en ella se refugiaban las almas de los desesperados y que quien la poseía podía escapar a los atentados, tener poderes especiales e inclusive volverse invisible. Igualmente se creía que la planta nacía al pie de los patíbulos y se alimentaba con las orinas y el semen de los ahorcados, y de allí sus supuestas propiedades eróticas.

En la mitología griega, Circe preparaba sus pócimas a base de la mandrágora. Pero también médicos científicos como Hipócrates la estudiaron y aprovecharon sus propiedades medicinales.

Una antigua referencia a su uso como droga para la fertilidad aparece en "Génesis" (30:14), el primer libro de la "Torá" (la Ley o Pentateuco) y el "Tanaj" -la biblia judía, conocida por los cristianos como el "Antiguo Testamento"-, cuando Raquel le dice a Lea que puede pasar la noche con su esposo a cambio de mandrágoras, pues espera que estas plantas la ayudaran a concebir.

Sin embargo, esa raíz también fue usada para cometer actos crueles y ruines por asesinos.

Además se dice que solían darle vino con mandrágora a quienes iban a ser crucificados, para que el fin llegara más pronto. Y que luego, la planta crecía donde caían los fluidos corporales de los asesinos, debajo de los patíbulos.


Propiedades brujeriles ....

Una raíz de mandrágora entera, colocada sobre la chimenea del hogar, dará a la casa protección, fertilidad y prosperidad.

La mandrágora también se cuelga del cabecero de la cama para que dé protección durante el sueño; si se lleva consigo atrae el amor y evita contraer enfermedades.

Donde haya una mandrágora no pueden habitar los malos espíritus, por eso esta raíz se usa en exorcismos.

Para "activar" una raíz de mandrágora seca, colócala en algún lugar prominente de la casa y déjala allí durante tres días. Luego métela en agua templada y déjala toda la noche; después de esto, la raíz queda activada y puede ser empleada en cualquier acto de magia.

El agua dentro de la que estuvo inmersa la raíz se puede esparcir por las ventanas y las puertas de la casa para protegerla, o sobre personas para purificarlas.

La mandrágora también ha servido durante largo tiempo como fetiche en la magia de imágenes, pero su escasez y elevado costo normalmente obligan al mago y al brujo a buscar sustitutos; entre otras se han empleado raíces de fresno, manzanas, raíz de nuez y manzana de mayo americana.

Se dice que el dinero colocado junto a una raíz de mandrágora se duplica, y que el perfume de la mandrágora produce sueño.


Propiedades ....

Esta planta crece en las áreas áridas del Mediterráneo y Medio Oriente, donde ha sido usada como alucinógeno, analgésico, afrodisíaco y droga para la fertilidad durante miles de años.

Pero la dosis tiene que ser la correcta.

Antiguamente, los hechiceros mezclaban la leche con las hojas de la mandrágora para curar las úlceras, mientras que la raíz era consumida para que actuara como un poderoso purgante. 

Además, la mandrágora también era macerada y mezclada con alcohol para conseguir una bebida analgésica para los dolores del reumatismo, así como para los ataques o convulsiones.

Se usa en pacientes con arritmias cardíacas. El principio activo de la mandrágora es la atropina, aunque también contiene cantidades menores de escopolamina, por ello se comporta de manera similar a la belladona: en dosis bajas bloquea los receptores de la acetilcolina deprimiendo los impulsos de las terminales nerviosas.

Dolor del reuma y la gota: en aplicaciones externas.

OJO: Es una planta muy tóxica, con efecto hipnótico. Debe aplicarse sólo bajo supervisión médica.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada