Arte rupestre de Valcamonica


La historia de la Val Camonica inicia durante el periodo prehistórico con el final de última glaciación, la denominada “glaciación Würm”, que tuvo lugar hace unos 15.000 años, excavando el amplio valle que vemos hoy.

La población pre-indoeuropea de los “Camuni”, como los Romanos los habrían llamado posteriormente, inició a asentarse en el área en el neolítico, dejando en principio como nómadas, después como auténticos habitantes del valle muchas de las incisiones rupestres que convierten la Val Camonica en Patrimonio de la Humanidad.



Situado en la planicie de Lombardía, el sitio de Val Camonica alberga uno de los conjuntos más densos de petroglifos prehistóricos descubiertos hasta la fecha.

Más de 140.000 figuras y símbolos esculpidos en la roca a lo largo de 8.000 años muestran escenas de faenas agrícolas, navegación, guerra y magia....



Los petroglifos más antiguos, como los presentes en el municipio de Dafo Boario Terme, y contienen representaciones de animales de grandes dimensiones: la cotidianidad de una sociedad arcaica como la del Mesolítico y la del Paleolítico Superior, dedicada a la caza y al nomadismo. Las incisiones de figuras humanas y elementos geométricos del Neolítico como las de la Reserva Regional de Ceto, Cimbergo y Paspardo testimonian, en cambio, la difusión de las primeras prácticas agrícolas. Aparecen en esta época las primeras representaciones de carácter religioso.

A la Edad de Cobre se remonta ( en torno IV-III milenio a.C) la realización de incisiones historiadas con seres humanos y símbolos ligados a la aparición de la rueda, del carro y de las primeras técnicas de trabajo de los metales, muchas de las cuales se encuentran en el Parco Archeológico Nazionale dei Massi di Cemmo y en el de Asinino-Anvòia.


En la Edad de Bronce (II milenio a.C.) las armas son las principales protagonistas de las incisiones en piedra. Muy importante, entre el 3000 y el 2000 a.C., es la aparición de escenas que representan los ritos de iniciación femenina. En la Edad del Hierro se encuadran los jeroglíficos más complejos y elaborados, relacionados con la civilización de los Camunos asentada en el valle. 

Existe la posibilidad de que los camunos fueran adoradores del Sol, lo cual explicaría uno de los temas recurrentes en sus grabados: un personaje en posición de adoración, con los brazos levantados frente a un disco, probablemente un símbolo del astro rey. 


La época inmediatamente sucesiva supone, junto a la dominación romana, el declive del arte rupestre en Valcamonica que, en cierto modo, se retoma durante la época medieval con un carácter marcadamente religioso-cristiano.

1 comentario:

  1. El argumento de la imaginación me parece demasiado endeble para los que quieren desprestigiar estas pinturas....por qué no pensar simplemente que plasmaban lo que veían?¿

    ResponderEliminar