San Lorenzo Tenochtitlan


San Lorenzo Tenochtitlan es considerado como el primer centro regional olmeca. Se desarrolló durante el periodo preclásico (1500-900 a.C). De acuerdo a recientes investigaciones era en 1500 a.C., el de mayor dimensiones en Mesoamérica con una población de cerca de tres mil habitantes y un fuerte desarrollo social y tecnológico. 


San Lorenzo, dominó un punto estratégico, lo que le permitió controlar la comunicación y el transporte terrestre y acuático. Esta temprana capital olmeca se extendió sobre una gran "isla" tropical, delimitada por ríos navegables y grandes llanuras de inundación en la cuenca baja del río Coatzacoalcos. 



Este entorno, fuente de abundantes recursos alimenticios para su creciente población, fue parte de los factores que facilitaron su destacado desarrollo sociopolítico. La distribución de los edificios habla de una ciudad planificada con servicios para las viviendas de los jerarcas siendo muestra de una sociedad bien integrada y estructurada jerárquicamente. 



San Lorenzo fue edificada en una plataforma artificial de unos cincuenta metros de altura, por encima de la sabana en la que se localiza. La plataforma no tiene un perímetro regular, tres de sus lados muestran barrancas que serpentean entre altas lomas, y es que, San Lorenzo posee muchos montículos, aunque su altura es escasa. La mayor parte de ellos corresponden a las últimas fechas de ocupación Olmeca en la región. 



Se trata de un segundo intento de planificación urbana, relacionado con el centro ceremonial de La Venta, aunque el urbanismo de San Lorenzo no es tan complejo como el del sitio tabasqueño. Algunos de estos montículos presentan indicios del modelo de vivienda que se desarrollará más tarde en toda el área mesoamericana: un patio central, alrededor del cuál se distribuyen las habitaciones familiares.



El centro olmeca de San Lorenzo Tenochtitlan fue descubierto y excavado por Matthew Stirling y Drucker en el año 1945. Se encontraron numerosas esculturas, entre ellas cinco de las famosas cabezas gigantes olmecas. El arqueólogo estadounidense Michael D. Coe retoma las excavaciones en 1964 durante tres años.

La dataciones por carbono-14 permiten establecer que San Lorenzo es anterior al centro olmeca La Venta. En 1960, el arqueólogo Alfonso Medellín Zenil encontró en la Sierra de Los Tuxtlas canteras de basalto donde se extrajeron las piedras utilizadas en las esculturas.



Entre 1990 y 1996, el "Proyecto Arqueológico San Lorenzo Tenochtitlán" permitió encontrar numerosas esculturas en la zona arqueológico ubicada en el Área nuclear Olmeca. En mayo de 1994, se descubrió la décima cabeza gigante olmeca en el sitio arqueológico de San Lorenzo. Las excavaciones realizadas por Ann Cyphers permitirán establecer nuevas fechas de carbono-14 (1700 a.C)

En los trabajos efectuados por Cyphers se menciona que las “cabezas colosales, emblema de la cultura olmeca, portan cascos sobre los cuales tienen grabadas insignias que hacen referencia a los nombres de los gobernantes que representan”. (Organización Editorial Mexicana, 2013).



En el sitio de San Lorenzo han sido encontradas cerca de cuatro docenas de esculturas de piedra. Veinticuatro de las piezas arqueológicas fueron encontradas por Stirling, el resto por Coe, ambos, arqueólogos especializados en la región. La mayoría de las piezas han sido trasladadas al Museo de Antropología de Xalapa.



Las esculturas en piedra y otras construcciones contribuyeron a la cohesión social de la región, pues permitían que la gente contemplara, asimilara y trasmitiera los conceptos cosmológicos de la cultura olmeca. San Lorenzo fue saqueado en el año 900 a. C., y las esculturas monumentales sufrieron un intento de destrucción; algunas se enterraron, y otras fueron trasladadas al centro ceremonial La Venta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada