Pirámides de Sudán: Meroe y Nuri


NUBIA 

La tierra que se extiende de la primera a la sexta catarata. 
La tierra de las rocas volcánicas negra, y la arena dorada infinita. 
El río vivo que corre 1847 km. entre Khartum hasta Aswan. 
La puerta de Egipto para África. 
El pueblo que se sacrificó con su geografía, para dar la vida a los demás. 
6000 años ampliamente exhibidos en numerosos sitios arqueológicos... 


Si pensamos en pirámides antiguas, seguro que las primeras en las que pensaremos serán las de Egipto, pero en Sudán, a unos 1.300 kilómetros al sur de El Cairo y sobre la ribera este del río Nilo, hay una decena de picos de pirámides que sobresalen en el horizonte ...

A unos 200 km al nordeste de Jartum se levantan las pirámides de Meroe, que fue durante 700 años la capital del Reino de Kush. Desde el Imperio Medio del Antiguo Egipto, la palabra Kush hizo referencia a Nubia.

Los nubios eran por momentos aliados y enemigos del antiguo Egipto y adoptaron muchas de las prácticas de sus vecinos del norte, incluido el entierro de miembros de la familia real en tumbas con forma de pirámide.

Las dimensiones de las pirámides de Meroe son más reducidas que las de las egipcias y constan respectivamente de tres partes: la pirámide propiamente dicha, que se construyó primero con piedras, y luego con ladrillos cocidos; el templo funerario, que se alzaba ante la entrada de la pirámide y que solía decorarse con relieves; y la cámara funeraria, que se encontraba bajo la pirámide. Las pirámides del período meroítico se construían sin habitaciones. Para los reyes se preveían tres cámaras funerarias; para las reinas, únicamente dos.


Al sur de Meroe se encuentra al-Musawwarat, una impresionante serie de templos empapelados con antiguos dibujos de animales, y la antigua ciudad de Naga, impresionante y con sitios que no han sido investigados. En los años 25 y 24 a.C., Meroe entró en guerra contra Roma. 

Las tropas romanas del emperador Augusto atacaron Napata, la antigua capital, y la arrasaron y saquearon sin piedad; sin embargo, al final fueron derrotados y expulsados por los nubios. En los años sucesivos, el Reino de Kush experimentó un período muy floreciente. Sus excelentes recursos culturales y su comercio intensivo a través de las rutas caravaneras más importantes con Egipto y Arabia hicieron nuevamente de Meroe un Estado grande, poderoso e influyente.

Los últimos reyes merovíticos aparecen citados hacia el 300 d.C. A partir de esta fecha, se pierde el rastro del que en otros tiempos fuera el poderoso Reino de Kush y los soberanos de Meroe.


Las pirámides de Meroe, como ya he comentado antes, se encuentran en la ribera de una amplia curva del Nilo, y en sus ruinas, se develan palacios, edificios de la corte, templos y los restos de la ciudad propiamente dicha, con murallas, templos más pequeños, santuarios y una necrópolis con mil tumbas. Aunque la pirámide más grande no llega a los 30 metros de altura, son más de 100, de ángulos acentuados, y aún, imponentes.


Pero no sólo encontramos pirámides en Meroe ...  

Si nos desplazamos unos 20 km hacia el norte y cruzamos el Nilo para pasar a la orilla occidental, encontramos la necrópolis real de Nuri. Allí yace un héroe nacional sudanés, Taharqa, hijo del rey de Napata, antigua capital de Kush antes de Meroe. 

La historia de Taharqa, que gobernó Egipto entre el 690 y el 664 a.C, es conocida por todos los niños sudaneses. Este “faraón negro” que detuvo el ataque de las tropas asirias contra Jerusalén, fue enterrado en una tumba de 60 metros de altura, la más alta de Nubia. Sus sucesores también se enterrarían allí. En el cementerio hay 82 tumbas de las cuales 74 son pirámides; de éstas más de veinte son de reyes y unas 50 de reinas. Es significativo el hecho de que el cementerio real estuviese en la orilla occidental, como sucede con todas las pirámides egipcias. Y es que se creía que enterrando los cuerpos al oeste del río de la vida sucedería como con el sol, que también muere por aquel lado, pero luego resurge de nuevo desde oriente cada mañana. 


Pero cuando la capital se trasladó a Meroe, dejó de usarse la necrópolis de Nuri y los reyes pasaron a enterrarse en la orilla oriental del Nilo, lo que refleja la ruptura entre la cultura meroítica y la faraónica.

Sudán, vive a la sombra de Egipto en cuanto a sus riquezas arqueológicas, aunque no deja de ser un paraíso para los arqueólogos, un territorio menos explorado y con muchos de sus secretos aún por develarse. Tanto como para que con reducidos equipos de arqueólogos, en cada exploración se descubran enormes palacios, o templos en sitios donde ni siquiera esperaban encontrar nada.

3 comentarios:

  1. Prometo ver los vídeos con calma, pero ya cambió mi concepto de PIRAMIDE ENORME Y MAJESTUOSA. Por cierto, me quedé meditando sobre eso de que en la antigua ciudad de NAGA hay sitios que aún no han sido investigados....Gran post.

    fdo: CRONICO

    ResponderEliminar
  2. mmm... estoy investigando sobre las pirámides de Meroe, y noto que solo has abarcado el aspecto histórico, pero en esa imagen que tienes de las pirámides, en las que se ven pequeñas y al fondo el amplio valle, puedes ver que la pirámide de la mitad, y la que le sigue, y la mas pequeña, todas indican un angulo de caída perfecto?? como si algo hubiera caído sobre estas dañandolas todas juntas?? es decir como si "algo" en el cielo las hubiera destruido?? detallala bien, en total conté solo 4 pirámides dañadas, tengo la misma imagen y no alcanzo a ver el resto, solo que eso me dejo pensando...

    ResponderEliminar
  3. No interesa estudiar las piramide sudanesas con mucho detenimiento , ya que se demostraria que muchas son anteriores a las eipcias.

    hay que leer a Cheickh anta diop.

    ResponderEliminar