Cuevas de Talgua


Cuevas de Talgua es el nombre que recibe una cueva situada en el valle de Olancho, en el municipio de Catacamas, al noreste del país centroamericano de Honduras.

Uno de los descubrimientos más impresionantes realizados en la región es el del Osario de las Cuevas de Talgua, que encierran una apasionante historia que nos remonta al año 1994. En aquella oportunidad, dos exploradores subieron por una pared de casi 30 metros de altura, encontrando del otro lado cientos de huesos humanos, así como diferentes restos de vasijas y ofrendas funerarias.


Con relación a las osamentas, se ha establecido que están ahí desde hace más de mil años, lo que explica la enorme importancia arqueológica de este sitio.

En toda América, numerosos grupos indígenas precolombinos consideraban las cuevas como puertas naturales al mundo de los dioses y los muertos. Eran sitios sagrados y no era extraño que se usaran como puntos de adoración o cementerios secundarios.

Es decir, cementerios donde eran recolocados restos de personajes muertos, después de haber sido enterrados, primero, en otros sitios. Curiosamente, en Talgua, la mayor parte de los huesos encontrados corresponden a cráneos y huesos largos, como los de las piernas y brazos.


Pero ... Cuál fue el pueblo que utilizó estas cuevas? No se sabe!. Lo que sí se sabe es que los habitantes de Talgua vivieron ahí 1,000 años antes de Cristo, un dato que resulta sorprendente si pensamos que Copán fue construida cerca del año 500 d.C es decir 1,500 años después de la fecha en que vivieron los habitantes de Talgua.

En Honduras se conoce de varias culturas existentes en ese período antiguo, uno de esos grupos son los Protolencas, antepasados de los lencas, quienes construyeron ciudades como Yarumela y Los Naranjos; o bien los pobladores de Puerto Escondido, muy cerca de Pimienta, Cortés, lugar donde se encontró la muestra más antigua de Chocolate en todo el mundo, es decir que los datos de la existencia de los habitantes de Talgua sucedieron cuando en Honduras existían otros grupos étnicos en zonas relativamente alejadas de Talgua.


Los análisis realizados a los 200 cadáveres hallados, demostraron que no consumían maíz, la base alimenticia por excelencia entre los grupos prehispánicos, presumiéndose que se alimentaban de raíces como la yuca. Es el primer caso con estas características que se descubre en Honduras.

Por otra parte, los huesos indican que se trataba de gente excepcionalmente alta, de 1.79 metros, y más sana que las poblaciones indígenas de su época.


Y otra curiosidad a tener en cuenta es que los huesos fueron desenterrados ...

Según revelaron las investigaciones los huesos fueron colocados cuidadosamente dentro de la cueva después de que la persona fuese enterrada fuera de la cueva, se esperó a que se consumiera la carne, el cadáver fue exhumado y finalmente trasladado en bolsas de algodón blanco hacía el interior de la cueva donde fueron encontrados, es decir que fueron objeto de ritos funerarios cuidadosamente planificados y bastante diferentes al que realizaban otras culturas conocidas en el país, una vez más ¿De dónde eran esas tradiciones?.

1 comentario:

  1. ESTIMADOS HERMANOS:
    Solicito la consagracion divina de convertir paranormalmente a mis vecinos en los ídolos primordiales mayas de Guatemala quienes son las 10 vírgenes imprudentes de las bodas del cordero de Dios, a excepcion de mi madre y de mi hermano, y a mis exploradores esotéricos de los vórtices virtuales que me detectan parasicológicamente quienes son BABILONIA LA GRANDE la madre de todas las rameras la que se sienta sobre muchas aguas en los ídolos primordiales arcturianos extraterrestres.

    ntamente:
    Jorge Vinicio Santos Gonzalez,
    Documento de identificacion personal:
    1999-01058-0101 Guatemala,
    Cédula de Vecindad:
    ORDEN: A-1, REGISTRO: 825,466,
    Ciudadano de Guatemala de la América Central.

    ResponderEliminar