Momificación en Egipto


Al igual que muchas otras prácticas, la momificación empezó como resultado de la interacción del hombre con su entorno natural. Era una tentativa por conservar un elemento del mismo con medios artificiales, cuando su propia acción empezaba por amenazarlo. Durante la casi totalidad del Período predinástico los enterramientos fueron muy sencillos.

Los cuerpos eran colocados en tumbas someras, excavadas al borde del desierto, cubriéndolas con arena. En esa atmósfera seca el contacto con la arena caliente producía una deshidratación (o desecación) muy rápida, a menudo antes de que los tejidos se descompusieran, de modo que los cuerpos a veces se conservaban por medios enteramente naturales. El hecho no escapó a la atención de la gente, puesto que de cuando en cuando y de manera ocasional se descubrían tales momias, y se desarrolló la creencia de que la preservación del cuerpo era esencial para la existencia continuada del hombre después de la muerte.

  • Proceso de momificación ... El proceso de momificación egipcia seguía los pasos siguientes:
1 - Extraían el cerebro por la nariz del cuerpo inanimado utilizando un gancho de metal.

2 - Con un cuchillo ritual abrían el costado izquierdo del cuerpo y extraían el hígado, pulmones, intestinos y estómago que son los más rápidos para descomponerse.

3 - Dichos órganos eran embalsamados por separado y se guardaban en sendos recipientes que representaban diferentes imágenes de dioses de la fertilidad.

4 - Para secar la piel seguían un proceso que demandaba cuarenta días.

5 - Lavaban el cuerpo y lo frotaban con un aceite especial impidiendo de ese modo que la piel perdiera su textura, y luego rellenaban el cuerpo con aserrín, lino y arena. Hecho esto cerraban la abertura realizada en el punto 2 mediante la aplicación de una placa que representaba el ojo de uno de sus dioses.

6 - Envolvían el cuerpo así preparado con 147 metros de vendas de lino previamente untadas con un material especial destinado a pegar y endurecer la tela.

7 - La ceremonia estaba presidida por la imagen del Dios Anubis, y sobre la momia colocaban una máscara con la imagen de la cara del cuerpo momificado.

8 - Finalmente utilizaban lo que llamaban Azuela de Upuaut con la cual le abrían la boca del alma a los efectos de que pudiera digerir el alimento específico y necesario para el desconocido viaje de retorno a su Alta Fuente de Origen.

Se puede afirmar sin sombra de duda alguna que todo este procedimiento, según investigaciones técnicas realizadas por Stella Bin, está referido al hecho religioso en el hombre, se comparta o no la forma de expresarlo. Sin embargo es posible aprehender el significado de orden religioso que ese procedimiento tiene.


La momificación está basada en la leyenda de Osiris:

Seth descuartiza su cuerpo para impedir su resurrección (este hecho implica un conocimiento cultural anterior) y es Isis quien reúne los trozos y recompone el cuerpo, lo venda y le devuelve el hálito de vida en la que se considera como primera Ceremonia de Apertura de la Boca.

Las partes en que se compone el ser individual son Jat, Ib, Ka, Ba, Ju, Sejem, Sah, Ren y Jaibit .... Pero veamos lo que son, uno a uno ...

- El Jat es el cuerpo.
- En el momento de la muerte es el espíritu, Ba, el que vuela hacia los Dioses.
- El Ka es la forma intermedia relacionada por algunos con la sombra (Jaibit).
- El Ib es el corazón, sede de la mente, sentimientos, de la vida física en sí.
- El cuerpo con el corazón, deben permanecer incorruptos para que la individualidad de la persona no desaparezca.
- Ju es la inteligencia.
- Sah es el cuerpo espiritual.
- Ren es el nombre, sin el cual nada puede existir.
- Sejem es el poder que mantiene unidos todos los elementos que forman el conjunto.


Así la tumba pasa a ser el hogar del Ka, el cuerpo es su morada. Las estatuas del difunto están presentes por si el cuerpo desaparece. Las pinturas sirven para recordar los buenos momentos de la vida. Este es el motivo principal del arte funerario egipcio. Ante todo, no olvidemos que mucho antes del descubrimiento de los métodos de momificación, el clima y la arena de Khem se encargaban de ello.

Existen multitud de cadáveres del cuarto milenio momificados de forma natural, sin tratamiento alguno. Fueron enterrados en posición fetal, envueltos en esteras o pieles de cabra.

Por otro lado, en Deir el Bahri, en la necrópolis de Tebas, se descubrió una fosa común con casi un centenar de soldados muertos en combate; seguramente pertenecían al ejército de Mentuhotep (XI Dinastía). 


Murieron bajo una lluvia de flechas; algunos aparecían aún atravesados por los dardos que hicieron famosas a las formaciones de arqueros egipcios. Tal vez sus órdenes eran sofocar la rebelión de algún noble que no cumplía con su deber para con el Rey.

Ninguno de estos cadáveres presenta incisiones que demuestren el vaciado de los órganos fácilmente corruptibles; sin embargo, estos cuerpos están perfectamente conservados.


No hay comentarios:

Publicar un comentario