Intihuatana


La Intihuatana es considerada una construcción religiosa del Imperio incaico. Es una escultura monolítica labrada en piedra granítica, de dimensiones de 1 a 2 metros de altura y 2 metros de diámetro. Su forma parte de una base con distintos niveles y en la parte superior se eleva un saliente de aspecto cúbico donde 4 de sus caras indican a una de las principales direcciones geográficas: norte, este, sur y oeste.


En la parte alta del complejo arqueológico de Písac se encuentra el Intihuatana, una piedra sagrada, donde los sacerdotes incas rendían culto al sol, también servía para fijar el cambio de estaciones o como observatorio astronómico.


El Intihuatana (donde se amarra el Sol) o círculo solar, tiene 13 m de diámetro. Las piedras que lo forman están fracturadas, siendo algunas de 80 cm de altura. Hacia el exterior hay una plataforma circular de piedra. La abertura de acceso se halla orientada a 37 grados hacia el noreste, siendo una orientación similar a algunas tumbas antiguas de Taquile y a la orientación de la abertura del Inka Uyo de Chucuito, coincidente con la dirección de llegada de los vientos con lluvia. Por lo que se podría pensar que es un centro ceremonial propiciatorio para la agricultura. 


Hacia la dirección norte se observa, en un promontorio alejado, una chullpa, con lo que se materializa la línea del meridiano; siendo así un observatorio geodésico.

Dentro del complejo hay otros templos con paredes de buena calidad, aunque sus funciones específicas aún no han sido descubiertas. Han quedado también restos de fuentes muy bien talladas cuya función habría sido estrictamente religiosa, pues el agua era una deidad especial entre las personas andinas. 


Unos 20 m. delante de la puerta de entrada al complejo se encuentra una fuente, cuya base está debajo del nivel del piso. Parece ser que sirvió como recipiente de agua, pues en los laterales se observan dos agarraderas que debieron servir para llevar a cabo baños ceremoniales como forma de purificar el cuerpo. 

Rompe con la armonía arquitectónica una habitación pequeña ubicada en medio del sector, hecha con paredes de tipo pirka que, probablemente, cumplió funciones de aposento para el tarpuntay o sacerdote encargado de servir los templos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada