Cultura Chinchorro


La cultura Chinchorro se desarrolló en la costa sur del Perú y principalmente del norte de Chile, aproximadamente entre los puertos de Ilo y Antofagasta.

El desarrollo artístico Chinchorro quedó plasmado, casi exclusivamente, en el delicado ajuar de las momias y en cierto sentido, en el elaborado tratamiento que recibían los difuntos. Contaban con turbantes de cuerdas de fibra vegetal o animal torcidas, adornados con cuentas de concha y malaquita, que cubrían la cabeza deformada intencionalmente en vida . 

Los rostros eran cubiertos por finas mascarillas de barro y los cuerpos envueltos con elaborados textiles de fibra animal y/o vegetal a modo de fajas y cordones. Estos combinan distintos colores según la época, primando los tonos crudos, ocres y terracotas. 


Las Momias de Chinchorro ...

Los motivos que se argumentan para explicar este tipo de prácticas son poco claros; sin embargo, según diversos investigadores, respondería a un sentido utilitario de los pueblos nómadas, que necesitarían objetos portables para su transhumancia.

A grandes rasgos, el sistema utilizado era muy simple: el cuerpo era desprovisto de la piel, los tejidos musculares y los órganos internos, incluido el cerebro. Luego, era modelado en barro y cubierto con piel, teniendo especial cuidado en llenar las partes faltantes de piel perdidas en el proceso de desollamiento con trozos de piel animal. La parafernalia incluía una máscara, que mantenía cuidadosamente el orificio bucal y las fosas nasales, además de modelar los órganos sexuales. La momia terminada incluía una peluca confeccionada con cabello humano.


Tipos de momias ...

  • Momias negras
Estas momias se desarrollaron del 5000 al 3000 a. C., aproximadamente. Los preparadores fúnebres removían los órganos del difunto, limpiaban su esqueleto completamente para después reforzarlo con palos a lo largo de los huesos, los cuales eran amarrados con embarrilados de fibra vegetal. Inmediatamente, remodelaban el cuerpo con arcilla gris y a menudo lo revestían con la piel del mismo individuo u otra como la del lobo marino. La cabeza era adornada con una máscara facial y una peluca de pelo humano corto y negro. Finalmente, pintaban todo el cuerpo con una pátina de óxido de manganeso, lo que le daba un color brillante y negro-azulado.
  • Momias rojas
Estas momias se desarrollaron del 2500 al 2000 a. C. Se hacían incisiones en el estómago, hombro, ingle y tobillos para poder extraer los órganos y la musculatura. Inmediatamente, se secaban las cavidades y se procedía a introducirles maderos longitudinales para reforzar el cuerpo. Las cavidades eran rellenadas con tierra, plumas y arcilla. La cabeza era adornada con una peluca larga y negra que era sujetada por un casquete de óxido de manganeso. Finalmente, pintaban todo el cuerpo, a excepción de la cara, con óxido férrico, quedando con un llamativo cuerpo rojo y una cara negra.


  • Momias vendadas
Este tipo de momias era una variante de las momias rojas, la diferencia estaba en que los preparadores fúnebres disponían la piel en forma de vendajes. En algunas ocasiones, se utilizaban embarrilados de fibra vegetal en todo el cuerpo del difunto.
  • Momias con pátina o capa de barro.
Estas momias corresponderían al período que va del 2500- 1700 a.C


Corresponden a una modalidad de momificación donde los cuerpos fueron cubiertos con una mezcla de barro. Estas momias por lo general, no muestran evidencias de intervención interna ni el uso de maderos para reforzar el cuerpo.

Las técnicas de conservación de los Chinchorro, la carencia de lluvias y las sales del desierto contribuyeron a la preservación de los cuerpos y de sus artefactos. Es indiscutible el cuidado que ponían en la decoración de las momias y en sus rituales, porque una vez terminado el proceso de momificación, el cuerpo podía ser venerado y mantenido en la comunidad.

Una de las características llamativas de los Chinchorro es que muchos de los cuerpos momificados corresponden a bebés y niños pequeños. Además de una forma de demostrar su amor por quienes partían prematuramente, esta práctica probablemente surgió por la larga exposición de este pueblo a un ambiente con altos niveles de arsénico, lo que provocaba alta mortalidad infantil. Al desconocer la explicación de este fenómeno, intentaron detenerlo preservando los cuerpos de sus seres queridos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario