Civilización protoelamita


Alrededor de 4000 a. C. fue fundada la ciudad de Susa, en la cuenca del río Karun. Se considera que es el sitio de formación cultural protoelamita.


Durante sus primeros años, que fluctuaron entre la sumisión a los estados mesopotámicos y el poder elamita. En los primeros niveles la cerámica no tiene equivalente en Mesopotamia, pero para el período siguiente, el material excavado permite la identificación con la cultura Sumeria, del periodo de Uruk. La influencia de la Mesopotamia en Susa se hace visible a partir de alrededor de 3200 a. C.


Escritura ... Una escritura, contemporánea de la sumeria de Uruk IV, que se desarrolló en zonas que más tarde pertenecerían a Elam, ha sido llamada escritura protoelamita, aunque nada tiene que ver con la lengua elamita. Estaba escrita sobre tablillas de arcilla, sin que hasta la fecha se haya podido descifrar. 


Paralelamente apareció una escritura pictográfica, descubierta en Tepe Sialk, que desapareció muy pronto. Una tercera escritura, considerada como protoelamita avanzado, por la similitud de algunos signos, es denominada escritura lineal elamita -a causa de sus registros, similares a los del lineal cretense- y se reduce a Puzurinsusinak, hasta ahora único soberano que la emplea.


Tuvo una amplia extensión geográfica, ya que se ha encontrado en Tepe Yahya, a 200 Km. de Kerman, y en Malyan, pero no se trata del idioma elamita, lengua que ya se escribía en cuneiforme desde la época del imperio de Akad. La lengua elamita se escribía en el sistema cuneiforme, que utilizaban de una manera más evolucionada que los mesopotámicos, pues el empleo de los ideogramas o logogramas, estaba muy restringido. Igualmente, la polifonía  estaba reducida al máximo, de tal modo que el elamita era en la práctica un sistema silábico, más manejable que el engorroso sumero-acadio. 


Hacia finales del s. XIX y principios del XX, los lingüistas establecieron los fundamentos del idioma elamita, que pertenece a las lenguas aglutinantes, aunque sin paralelo con ninguna otra, como sucede con las restantes lenguas aglutinantes, por ejemplo casita, hurrita, sumerio o vasco.Los textos en el sistema de escritura protoelamita aún no descifrada están presente hasta alrededor de 2700 a. C. El período protoelamita termina con el establecimiento de la dinastía Awan. 


Las tablillas protoelamitas se han encontrado en los siguientes yacimientos ...

Susa (más de 1500 tablillas).
Malyan (más de 30 tablillas).
Tepe Yahya (27 tablillas).
Sialk (22 tablillas).
Jiroft (dos tablillas).
Ozbaki (una tablilla).
Shahr-i-Shokhta (una tablilla).


La figura histórica conocida más antigua relacionada con Elam es el rey Mebaragesi, de Kish (2650 a. C.), quien lo sometió, según la lista de reyes sumerios. La historia elamita sólo se puede seguir desde los registros que datan de principios del Imperio acadio, en torno a 2300 a. C. en adelante.


Los arqueólogos han sugerido que una estrecha relación entre la civilización elamita y la civilización de Jiroft, evidenciada por sorprendentes similitudes en el arte y la cultura, así como por los escritos de lengua elamita se encuentran en Jiroft.


Susa ... Susa (o Shushan) era una antigua ciudad de los imperios elamita, persa y parto, situada a unos 240 km al este del río Tigris, en el sudoeste del actual Irán. Hoy en día, de la antigua ciudad sólo queda un gran campo de ruinas, pero en la actualidad existe una ciudad en las cercanías que deriva su nombre de ella (Shush).


Aparte de Susa, un sitio protoelamita importante es Tappeh Sialk, donde se puede ver el único zigurat protoelamita que queda. Textos en la escritura protoelamita aún por descifrar encontrados en Susa datan de este periodo. Se cree que los protoelamitas en realidad eran elamitas (hablantes del idioma elamita), debido a muchas similitudes culturales (por ejemplo, la construcción de zigurats) y a que no parece que haya ocurrido una migración a gran escala en la región entre el período protoelamita y los posteriores elamitas. Pero dado que aún ha de descifrarse su escritura, esta teoría permanece en la incertidumbre.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada