Ciudad sagrada de Kandy, Sri Lanka.


Conocida comúnmente por el nombre de Senkadagalapura, esta ciudad sagrada del budismo fue la última capital de los reyes sinhalas. Gracias al mecenazgo de estos monarcas, la cultura cingalesa floreció durante más de 25 siglos, hasta la ocupación de Sri Lanka por los británicos en 1815. En Kandy está emplazado el Templo del Diente de Buda, célebre lugar de peregrinación.


En el interior del Templo del Diente de Buda se guarda una de las másimportantes reliquias del budismo: el canino izquierdo de Buda. Tras la muerte de Buda, su cuerpo fue incinerado con leña, tal como manda el budismo, y sus cenizas se distribuyeron por diversos lugares del mundo donde motivaron la erección de templos.


Según cuenta la leyenda, el canino izquierdo del profeta fue trasladado desde la India hasta el antiguo Ceilán en el siglo IV antes de Cristo, por el príncipe Danta y la princesa Hemamala, del reino indio de Kalinga. Danta y Hemamala embarcaron en un buque en el puerto antiguo de Tamralipti situado en la desembocadura del río Ganges, y llegó a las costas de Sri Lanka en el puerto de Lankapattana.


La Reliquia del Diente, finalmente llegó a Anuradhapura (capital de la época prestigiosa), y de acuerdo con el texto sinhala, Dalada Sitia, la Reliquia se mantuvo en el Megha Vihara en el parque Mahameghavana. Para albergar tan preciada reliquia se construyó el templo donde ahora recibe culto, que sólo abandona una vez al año para pasear por las calles de Kandy a lomos de elefante: es la Perahera o Procesión del Diente de Buda.


No hay comentarios:

Publicar un comentario