Homo Naledi y Ledi-Geraru


El hallazgo fue hecho en Sudáfrica, en lo más profundo de la cueva Rising Star, a unos 50 km. de Johanesburgo, donde en 2013 aparecieron los primeros restos de la nueva especie. En total, y a pesar de que sólo se ha explorado una mínima parte del yacimiento, se recuperaron más de 1.500 restos óseos, pertenecientes a quince individuos diferentes .... Los descubridores creen que aquellos homínidos fueron depositados allí por sus congéneres, lo que supondría un inesperado comportamiento funerario nunca observado en humanos tan primitivos. 


Todos los restos se conocen gracias al trabajo de un equipo íntegramente femenino que fue capaz de colarse en la estrecha cámara durante dos expediciones. El conjunto es el yacimiento de fósiles humanos concentrados en un solo lugar más grande de todo África y uno de los mayores del mundo, según sus descubridores.

El Homo naledi tenía un cerebro pequeño, "del tamaño de una naranja", un cuerpo estilizado de metro y medio de altura y pesaba unos 45 kilos .... Sus manos tenían ya el pulgar oponible que permite fabricar herramientas de piedra y sus pies eran muy parecidos a los de los humanos modernos, solo que un poco más planos.


Por su morfología, los responsables del hallazgo sitúan al Homo naledi justo en el origen del género Homo, en el punto intermedio entre los australopitecos y las especies plenamente humanas como Homo erectus. Esto supondría que vivieron hace al menos dos millones de años y les otorgaría un papel clave hacia la aparición de nuestra especie.


Pero también cabe otra posibilidad ... Y si los restos tienen menos de 100.000 años? 

Significaría que el H.naledi sobrevivió hasta hace relativamente poco igual que hizo el Homo floresiensis en Indonesia, que también combina cerebro y dientes pequeños. En ese caso los naledi no serían nuestros ancestros directos y podrían ser un callejón sin salida en la historia de nuestra evolución.


Sea como fuere, son muchas las preguntas que rodean a este descubrimiento y para las que tenemos muy pocas respuestas ...

¿Pudo una especie de cerebro tan pequeño tener la conciencia suficiente como para sepultar a sus congéneres? ¿Cómo llegaron a la sima en completa penumbra? ¿Por qué no se han podido datar los fósiles con carbono, ADN u otras técnicas, lo que al menos indicaría un rango aproximado de su antigüedad?


Una mandíbula fósil encontrada en el yacimiento Ledi-Geraru, Estado Regional de Afar, en Etiopía, sitúa el origen del género humano Homo en hace 2.800.000 años.

Se trata exactamente de una mandíbula parcial, llamada LD 350-1, anterior a los fósiles previamente conocidos del linaje Homo en aproximadamente 400.000 años. Fue descubierta en 2013 por un equipo internacional dirigido por los científicos de la Universidad Estatal de Arizona.


El nuevo fósil Ledi-Geraru, de hace 2,8 millones de años, proporciona pistas sobre los cambios en la mandíbula y los dientes de Homo frente a la última aparición conocida del Australopithecus afarensis (Lucy), hallada en el sitio etíope cerca de Hadar y que se situaría 400.000 años antes. El fósil preserva el lado izquierdo de la mandíbula inferior junto con cinco dientes.


La mandíbula Ledi ayuda a reducir la brecha evolutiva entre el Australopithecus y el Homo temprano. Es un excelente ejemplo de un fósil de transición en un periodo crítico en la evolución humana"....  También nos indica que la especie pudo haber aparecido antes sobre la faz de la Tierra (hace 2,3 millones de años) que, y esta es la sorpresa, parece encajar bien con la mandíbula del fósil de Ledi-Geraru. El análisis también indica que los primeros Homos eran diversos, y que se distinguían más por variaciones en los rasgos faciales que por las diferencias en el tamaño del cerebro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario