Dios "Pan" en los Altos de Golán ...


Una máscara de bronce "extremadamente rara" que representa al dios griego Pan fue encontrada por un grupo de arqueólogos de la Universidad israelí de Haifa en unas excavaciones en el yacimiento de Hippos-Sussita, en los Altos del Golán, ocupados por Israel a Siria en 1967.

La máscara, que está datada en el período Helenístico (siglos III y I aC), es mayor que una cabeza humana y su rareza y su valor radican en el hecho de que no fue fundida, como ocurrió con la gran mayoría de piezas escultóricas de bronce de aquella época.


Sussita, que fue fundada como Polis en la mitad del Siglo II a.C. por la dinastía selúcida en el suroeste de las Alturas del Golán a dos kilómetros del Lago Tiberíades (Kineret), integraba la Decápolis - 10 ciudades vinculadas directamente con la cultura helenística como Damasco, Escitópolis (Beit Shean) o Philadelphia (Ammán).

Su nombre en griego era Hippos y como toda Polis contaba con templos, mercados abiertos y cerrados y teatro, además de acuñar monedas propias.

Era una ciudad pagana, archienemiga de Tiberíades. Con todo, residía en ella una pequeña comunidad hebrea que fue asesinada por los habitantes durante la Gran Rebelión contra Roma.


Pero ... Quién era Pan?

Pan tiene diecinueve genealogías diferentes; en ellas su padre fue Hermes, en tanto que el nombre de la madre varía (usualmente ésta pertenecería a la raza de las ninfas; Dríope, Timbris, Sose, Calisto u Orneo).

Pan era el semidiós de los pastores y rebaños en la mitología griega. Era especialmente venerado en Arcadia, a pesar de no contar con grandes santuarios en su honor en dicha región. En la mitología romana se identifica a este dios como un Fauno.

Pan era, también, el dios de la fertilidad y de la sexualidad masculina. Dotado de una gran potencia y apetito sexual, se dedicaba a perseguir por los bosques, en busca de sus favores, a ninfas y muchachos.


Según cuenta Heródoto, unos días antes de la batalla de Maratón, un mensajero ateniense que volvía de pedir ayuda a Esparta encontró al dios Pan y éste le prometió que vencerían a los persas. Por ello, tras ganar efectivamente la batalla a causa de un súbito pánico en las filas enemigas, fue incluido entre los grandes dioses reconocidos por el estado. En la propia ciudad de Atenas se le consagró una de las grutas de la vertiente Norte de la Acrópolis y se decretó en su honor una fiesta anual donde se realizaban carreras de antorchas.

Los ritos de fertilidad originales fueron asumidos a partir del siglo V por las Bacantes, que duraron hasta bien entrada la Edad Media. Desde entonces, y hasta nuestros días, la imagen tradicional de Pan se asocia con la imagen del diablo (en forma de macho cabrío) y los aquelarres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario