Cultura Ciénega


En forma contemporánea al momento de Cóndor Huasi clásico, se desarrollo en el Valle de Hualfín, la cultura de la Ciénaga (200 a.C a 600 d.C) ubicada en el noroeste de Argentina en la región comprendida entre el valle Calchaquí por el norte hasta el sector septentrional de la provincia de San Juan por el sur teniendo su principal desarrollo en el valle de Hualfín en la provincia de Catamarca.


Esta tenía la misma actividad económica, o sea la agricultura ...  Este momento precolombino se produjo entre los años 100 a.C al 400 d.C. Por lo general se trataba de un pueblo que también tuvo un gran dominio de las técnicas alfareras y escultóricas, de hecho, la cerámica de La Ciénaga presenta una gran variedad de tipos grises , donde se destacan nítidamente los vasos y las jarras , con decoración incisa geometrizante, o bien con motivos figurativos realistas, como la presencia de la llama, felinos, aves, figuras humanas o de forma combinada.


La cultura Ciénaga se extendió desde el Valle de Hualfín por casi todo el oeste y el valle central, llegando hasta La Rioja donde sobreviven numerosos sitios de importancia.

Los representantes de estas culturas trabajaron en forma brillante los metales y la piedra. Son notables en la cultura Ciénaga algunos objetos en piedra granítica, como grandes morteros o conadas decoradas con figuras esculpidas, grandes vasos o figuras de animales , como un ejemplar de chinchillón que ese exhibe en el Museo Arqueológico Adán Quiroga, pulseras, vinchas , pinzas depilatorias, pectorales y colgantes , son otros de los tantos objetos trabajados en oro, cobre, y plata que conforman los bienes culturales de este poblado aborigen. 


Tanto Ciénaga como Cóndor Huasi tuvieron sus raíces en las culturas andinas que se desarrollaron en Perú. 


Muchos de sus yacimientos arqueológicos se encuentran sobre grandes depósitos de sedimentos que bordean los ríos, y actualmente, por efectos de la sequía, están transformados en "barreales". En razón de esto, Ciénaga juntamente con la Aguada, integraba lo que se dio en llamar "cultura de los barreales".


La cerámica ...  La cerámica Ciénaga proviene de yacimientos del Período Formativo (500 a.C. al 600 d.C.). Su dispersión geográfica comprende las provincias de Catamarca, La Rioja y norte de San Juan.


Características ...

Las formas que predominan son jarras, vasos, escudillas y urnas pequeñas para enterramientos de párvulos. La alfarería más abundante, en cuanto a sus diseños, es la de color gris con motivos geométricos incisos, que se combinan con sectores pulidos. Los motivos geométricos más comunes son las cruces, rombos, dameros, grecas y triángulos. También se encuentran representaciones incisas de figuras antropomorfas y zoomorfas. Otro tipo de alfarería son aquellas con líneas pintadas de rojo sobre fondo color crema.


La cultura Ciénaga contó con hábiles metalúrgicos que fundieron hachas en forma de "T" de hoja muy delgada y otras que sólo sirvieron como insignias. En algún momento de esta cultura debió introducirse el bronce, lo que sin duda significó un notable adelanto técnico-cultural. Se han encontrado adornos en oro martillado como pendientes, narigueras y figuras ornitomorfas semejantes a una palomita con las alas extendidas. Muy frecuentes son pinzas destinadas a la depilación facial.


En hueso se conocen pocos instrumentos, por lo general relacionados con las artes textiles: útiles destinados a ajustar la trama del tejido y torteros rectangulares con los clásicos motivos decorativos de la cultura.


Costumbres funerarias ...

En lo que respecta a las costumbres funerarias se destacan los cementerios de párvulos enterrados en urnas de alfarería, pudiendo tener uno solo de ellos hasta 200 enterrados. No sabemos si se trata de niños muertos naturalmente o si algunos fueron sacrificados, como lo revelan algunos indicios arqueológicos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario