Dzibilchaltún


Dzibilchaltún es un sitio arqueológico maya ubicado en el estado mexicano de Yucatán, aproximadamente 17 kilómetros al norte de Mérida, la capital del estado. Su nombre significa «donde hay escritura en las piedras»

La estructura más famosa es el Templo de las Siete Muñecas o Templo del Sol, nombrado así debido a siete pequeñas figurillas de barro, encontradas en el sitio cuando el templo fue excavado por arqueólogos, en la década de los años 50. En el equinoccio de primavera, la orientación del edificio hace que sol pueda verse a través las puertas este y oeste, "atravesando" la construcción. 


Aparte de las estelas, en donde sobresale la número 19, que es considerada una obra maestra del arte escultórico maya, destaca la "mampostería verdadera", es decir, piedras unidas con argamasa y cuñas, así como las bóvedas construidas con el sistema de piedras saledizas.


La ciudad conserva 12 sacbés o caminos blancos, la mayoría de los cuales parten del centro y se dirigen hacia las construcciones de la periferia; uno de ellos conduce al cenote Xlakáh, que en maya significa "pueblo viejo", uno de los más grandes y profundos encontrados hasta hoy día en Yucatán, y del cual se han rescatado gran número de piezas arqueológicas, principalmente vasijas. Sus aguas cristalinas cubiertas de lirios que flotan en la superficie han sido testigos eternos de la grandeza de este lugar, cobrando inigualable belleza al ser a travesadas por los rayos del sol.


Otra característica importante de Dzibilchaltún es su cenote .... Xlakáh significa "Pueblo Viejo"”, este cenote es considerado sagrado, porque se han encontrado huesos y objetos de piedra y madera, es muy probable que también se hicieran sacrificios humanos para contentar a los dioses, sin embargo se puede nadar en el.

El cenote es de tipo superficial o aguada y tiene un borde de piedra, el cual da un aspecto de una gran piscina rústica.


Dzibilchaltún también contiene las ruinas de una capilla abierta española del siglo XVI, construida en el sitio después de la conquista.


No hay comentarios:

Publicar un comentario