Chacchoben


El origen de la ciudad de Chacchoben es del Preclásico tardío (200 a.C.), cuando pequeñas poblaciones se establecieron en torno a la Laguna del Ocho y a la de Chacchoben. Es en el Clásico temprano, cuando el sitio alcanza su mayor esplendor y se construyeron los principales edificios. La actividad constructiva disminuyó alrededor del año 700 d.C., culminando posteriormente con su virtual abandono, para ser nuevamente poblado, aunque parcialmente, durante el periodo Posclásico tardío.

La ciudad maya de Chacchoben, el más grande asentamiento detectado hasta ahora en la región de los lagos, ocupa una extensión de 70 hectáreas, donde se distribuyen conjuntos de estructuras de diferentes tamaños entre los que sobresalen los conjuntos denominados Gran Basamento, Las Vías y el Grupo II, que incluye al edificio de mayor altura del asentamiento.


El Gran Basamento debió ser el escenario principal de actividades ceremoniales, tanto religiosas como de orden público. En una de las escalinatas que permiten el acceso, se levantó el Monumento 1, que parece haber funcionado como marcador de fechas calendáricas asociadas a los equinoccios y solsticios, indicando muy probablemente el comienzo de los periodos agrícolas.

El Conjunto de las Vías debió funcionar como residencia del grupo dirigente, en su interior se pueden apreciar plataformas bajas de mampostería, que debieron soportar habitaciones de materiales perecederos.


El Grupo II no ha sido explorado, pero por la magnitud de sus edificaciones, y el patrón de distribución que presenta, es muy probable que funcionara para actividades administrativas y habitacionales.

Se han recuperado dos estelas con inscripciones jeroglíficas que presentan textos prácticamente ilegibles, por lo que sólo puede suponerse que Chacchoben fue un sitio mayor vinculado a alguna capital regional del área del Petén, a juzgar por el estilo arquitectónico de sus construcciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario