Ptah


Según los textos de la teología menfita Ptah creó a los dioses locales, edificó las ciudades, estableció las divisiones territoriales, situó a cada dios en los lugares en los que es adorado, fijó las ofrendas que debía recibir y edificó sus capillas. Así, todos y cada uno de los dioses y sus kau se encuentran en él satisfechos y asociados con el señor de las dos tierras (Egipto). Todos y cada uno de los dioses son atribuciones y modificaciones del creador; Su corazón, Horus, representa la conciencia, Thot, su lengua, es el verbo creador.

Lleva los títulos de "Señor de la magia", "Señor de la Oscuridad", "Señor de la Verdad" y "Señor de las serpientes y de los peces", que podrían estar relacionados con su función creadora. Es el más importante de los dioses de Menfis y asumió funciones de Tatenen. El otro nombre por el que era conocida la ciudad, Hikuptah, "Mansión del alma de Ptah", pudo dar origen a la palabra Aigyptos, que Homero utilizó para designar tanto al río como al país. Se cuenta que se hizo famoso por derrotar a los asirios enviando ratas que invadieron el campo enemigo y royeron las cuerdas de sus arcos.


Patrono de las artes y oficios, protegía a canteros, escultores, herreros, artesanos y artistas y se pensaba que era el inventor de la albañilería; estos trabajos podían ser ocupados por enanos, que estaban bajo la tutela de Ptah y de sus ayudantes: los Patecos.

En Egipto los enanos formaban un clan muy reconocido, fundamentalmente debido a su dedicación a la orfebrería, y como tales tenían como patrón a Ptah, y en algunas ocasiones se le representó como enano monstruoso, motivo por el cual Heródoto lo confundió con los dioses patecos fenicios. El término pateco proviene precisamente de Ptah.

Fue especialmente adorado entre los artesanos de Deir el-Medina; durante el Reino Antiguo, más de un arquitecto real ocupa lugar en su clero; el sumo sacerdote de Ptah era el líder supremo de los artesanos y poseía el título de "Maestro constructor"


En el Imperio Nuevo se convierte en el dios tutelar de las expediciones hacia las minas del Sinaí. En Serabit el-Jadim, junto a las minas de turquesas, se le dedicó un speos.

Su relación con el mundo funerario se remonta al Reino Antiguo; se le considera el inventor de la ceremonia de apertura de la boca; por entonces empezó a relacionarse con Sokar, como Ptah-Sokar. Fue más tarde cuando asumió la posición de dios creador. Unió en su persona la identidad de Nun y la de Naunet.

Ocasionalmente se le llama Ptah-Nun, identificándolo con el Nun primigenio anterior a todas las cosas, y se le ascocia al Tatenen, la colina en la que nació el sol por primera vez. Al igual que Jnum, creó a los seres en su rueda de alfarero.

Se le atribuía gran poder curador. Era el dios titular del mes de Paopi. En la dinastía XIX era el protector de la monarquía y el director de la fiesta Sed o jubileo del rey. Como componente de la tríada menfita, era marido de la diosa Sejmet y padre de Nefertem, o también de Imhotep; también se le atribuye la paternidad de los Patecos.


Durante el Imperio Nuevo, sus caracteres cósmicos lo incluyen en el ciclo de los astros; y como Ptah-Tatenen se coloca sobre su cabeza el disco solar e "ilumina el mundo con sus dos ojos". Uno de sus epítetos es "el del hermoso rostro".

En épocas tardías se le asimiló a Osiris, surgiendo de esta manera Ptah-Sokar-Osiris, dios funerario, representado como Osiris, momiforme y con altas plumas en la cabeza; o bien con cabeza de halcón o halcón con la corona blanca flanqueada por dos plumas y en la base dos cuernos horizontales retorcidos y el disco solar.

Los griegos lo asimilaron a Hefesto y los romanos a Vulcano. Su manifestación animal, era el toro Apis, en el cual se encarnaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada