La piedra de la Luna ... Quillarumiyoc


A unos 50 kilómetros de Cuzco, en las pampas de Anta, se halla un sitio arqueológico único donde se hacían ceremonias de adoración a la Luna ... Ese lugar es Quillarumiyoc.

La Luna siempre ha tenido un lugar privilegiado en el Olimpo de muchas culturas y un papel predominante en los mitos, el arte e incluso en los calendarios. La mayoría de las veces está asociada a la magia, el conocimiento, la feminidad, la fertilidad y, por lo tanto, a la vida.

Los aguarunas explican, a través de sus mitos, el origen de las manchas que posee, que no son sino la pintura del fruto del huito en la cara del hombre Luna, Nantu, tras cometer incesto y ser pillado in fraganti.


Para los incas, que la representaban como un disco y en ocasiones como un semicírculo de plata, Mama Quilla es hermana y mujer del Sol, deidad de la Pachamama y responsable, de alguna forma, de los cultivos y de la vida que sale de la tierra.

El templo fue construido en una roca, el cual tiene la forma de un plato, en el centro se puede apreciar la figura de una media Luna, este impresionante lugar acoge a muchas personas cada año, en especial a personas que realizan pagos a la tierra (Pachamama) y ofrendas a la Luna.


La gente del Santuario Histórico Batán Grande cuenta que hay que tomar muy en serio a la luna verde. Así se llama cuando está en cuarto creciente y con sus puntas difuminadas. Entonces no hay que sembrar porque las semillas y los frutos durarán muy poco en el tiempo y no se podrán guardar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada