Infoxicación


El exceso de información, una nueva forma de contaminación y dicho sea de paso, de MANIPULACIÓN ... El neurólogo ruso Levon Badalian que se dedicó de forma especial a la neurología infantil, advertía sobre el daño que el exceso de información provoca en el desarrollo neurológico y cerebral de los niños, siendo este el causante de muchos de los trastornos del aprendizaje...

El psicólogo británico David Lewis acuñó el término como IFS, Síndrome de Fatiga por Exceso de Información.


Este término se utiliza para caracterizar el elevado nivel de estrés de quienes intentan a toda costa asimilar el caudal de información que les llega constantemente a través de la televisión, teléfonos móviles, periódicos, libros, faxes y, sobre todo, de Internet.

El IFS se caracteriza por un estado psicológico de hiperexcitación y ansiedad al verse ante un amplio mar de información y contar, literalmente, con millones de páginas. Pero, al mismo tiempo, provoca miedo e inseguridad por no poder manejar esa inmensa cantidad de información. En muchos casos lleva, incluso, a la parálisis de la capacidad analítica, pudiendo conducir a decisiones imprudentes y a conclusiones distorsionadas.


Esta nueva forma de contaminación ha sido llamada Infoxicación ...

La infoxicación es lo que tenemos cuando la información que nos rodea, o aquello que creemos que debiéramos saber, supera nuestra capacidad de asimilación.

Aunque no todo el mundo tiene acceso a la totalidad de los medios, para todos se ha incrementado, en progresión geométrica, la cantidad de datos con relación a los que teníamos disponibles hace algunos años.

Pero la pregunta fundamental que nos hacemos ante esta avalancha es ... ese enorme crecimiento de datos ... ¿ha hecho crecer de igual forma nuestro conocimiento?


El contar con más datos, tener información al día, estar conectado de forma permanente, no necesariamente significa que se conoce más, o que se comprende mejor lo que sucede.

A través de los datos elaboramos un proceso de pensamiento. Pero para que toda información sea algo útil, es necesario aplicar el discernimiento, evaluarla de acuerdo a un buen criterio y contrastarla con principios fundamentales para saber su validez.


Por desgracia en mis años de investigación he visto a demasiadas personas perder el norte, e incluso otros que acaban obsesionados con ciertos temas, por eso os pido que seáis críticos, no os dejéis llevar por la marea de datos que os llegan cada día y ante todo, investigad y cotejad por vosotros mismos los datos que os lleguen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada