Misterios de Turquía


En el punto donde se unen oriente y occidente se encuentra una de las más bellas naciones del mundo: la mágica Turquía. Un país donde las culturas han creado un mosaico de colores, sabores y esencias únicas. Un paraíso incomparable donde el pasado y el futuro se encuentran para maravillar a quién se asome a sus encantos.


Son numerosos los visitantes que cada año acuden a estas tierras en busca de la mística Tracia, intentando rastrear las huellas de Troya, buscando la terraza de la escuela de Platón en Assos, o contemplando la grandiosidad de Constantinopla, hoy convertida en una de las ciudades más hermosas de Europa: Istambul.

Pérgamo, Edirne, Mileto, Olimpos o Konya son parajes mágicos que cuentan historias, leyendas y mitos. Izmir es la ciudad natal de Homero, en Teos vivieron Platón y Apelicón. En Odeón San Pablo comenzó a difundir el Cristianismo.


El Monte Coressos sirvió de morada a la Virgen María mientras San Juan escribía su Evangelio. En Caria está una de las siete maravillas del mundo, el Mausoleo de Halicarnaso, Faselis fue el lugar de encuentro de una de las grandes historias de amor: Marco Antonio y Cleopatra. La caverna donde nació San Pedro guarda el recuerdo del padre de la Iglesia Cristiana. La Caverna de Urfa recuerda que aquí bebía agua uno de los primeros profetas, Abraham. Mezcla de civilizaciones, de historias, de imperios. Y qué decir de sus ciudades subterráneas!


Los comienzos de la humanidad ...

La Caverna de Karain guarda las primeras huellas de la humanidad en tierras anatolias. Pertenecen al período paleolítico pues se remontan a hace unos 100.000 años a. C., aunque el número de asentamientos aumentó considerablemente alrededor del año 8000 a. C. De esta época se han encontrado asentamientos en Cayönü y Hacilar.

En Catalhöyuk hay hasta doce yacimientos que oscilan entre los 6500 y el 5650 a. C.,éstos nos revela que es la primera urbanización organizada en la historia de la Humanidad, con una población de unos cinco a diez mil habitantes.


Entre los siglos V a. C. y III a. C. se desarrolla la cultura asiria, sobre la zona de Kultepe. Por aquel entonces ya tenían desarrollado una importantísima red comercial, donde se importaban y exportaban todo tipo de productos.

Los hititas fueron los primeros en fundar un estado indoeuropeo en el año 1800 a. C.. Este pueblo llego a dominar Babilonia. Los hititas cobraban impuestos y concedían autonomía a los pueblos siempre que no opusieran resistencia. Su máximo esplendor duró entre el 1450 a.C. hasta el año 1200 a. C . Fue entonces cuando los Tracios y otros pueblos comenzaron a invadir el imperio Asirio, dejando solo pequeños asentamientos. A su época se la conoce como el Imperio Nuevo, con capital en Hattusas (la actual Bogazkoy).


Entre los siglos XV y XIV a. C. los hititas se enfrentaron a los hurritas, pueblo que se localizaba en la región del Alto Eúfrates, con el Imperio de Mitanni y con los bárbaros de la región del Ponto. Así, los hititas ensanchaban su imperio desde la región del Mármara hasta los países a lo largo del río Eúfrates. Con el siglo XII llegaron los primeros enfrentamientos con los Egipcios.

Durante el Reinado de Ramses II los enfrentamientos por la repartición de Siria llevaron a la rúbrica del primer tratado de paz de la historia, firmado por Kadesh en el año 1285 a. C.. Pero en los últimos siglos del Imperio, la organización se fue debilitando hasta que en el siglo VII se formaron las ciudades soberanas. Los hititas dejaron para la posteridad un importantísimo legado artístico que demuestra el desarrollo de esta gran cultura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario