Guerreros de Nayarit ...


Las figuras de guerreros localizadas en La Playa, Nayarit, llevan armas, collares, argollas y discos en las orejas y narigueras con forma de media luna.

Entre los hallazgos de La Playa, con una antigüedad de aproximadamente dos mil años, se encuentran muchos objetos de barro, como vasijas, esculturas de animales y seres humanos. Entre estos últimos hay jugadores de pelota, siameses, músicos, ancianos, mujeres embarazadas y guerreros.

Estas piezas, tan diferentes a las de otras partes de Mesoamérica, son un indicador arqueológico muy útil para conocer ciertos aspectos relacionados con la estratificación social y en general con la vida cotidiana de aquella época en el Occidente de México.


Las piezas más numerosas excavadas en La Playa son las de los guerreros. 
Las figurillas de guerreros, que en conjunto suman 30, destacan por encontrarse en cada una de las tumbas de tiro excavadas, lo que sugirió a los especialistas que fungían antiguamente como guardianes de los difuntos que custodiaban las almas en su camino hacia el inframundo para someter a las fuerzas malignas. 

En la mayoría de estas esculturas de barro, los personajes de entre 15 y 40 centímetros de altura están desnudos, llevan sombreros bicornes y cónicos, portan macanas y petos que les cubre el pecho, algunos más llevan escudos, mazos, hachas, piedras e insignias. Todas las figuras están decoradas con líneas, espirales y puntos en negro, amarillo y blanco.


Precisamente, con esos mismos colores y diseños pintan su cuerpo los coras durante la celebración de Semana Santa, conocida como “Judea cora”, en la comunidad de Santa Teresa del Nayar, Nayarit, por lo que puede existir una posible relación entre los antiguos pueblos prehispánicos que habitaron la zona y los actuales pobladores.


Sus representaciones en Nayarit poseen un estilo propio: tienen, respecto de otros sitios mesoamericanos, distintos rasgos faciales, cuerpo más robusto, otra decoración y pintura corporal. A estos guerreros nayaritas se les puede identificar de pie o en cuclillas.


Entre los primeros, existen piezas de cuerpo cilíndrico, a manera de vasijas trípodes, que llevan sombrero o casco bicorne, algunas veces presentan tocado en forma de cresta de gallo y visten una rígida camisa protectora o peto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada