El huevo de Nubia


Se trata de un huevo de avestruz, actualmente depositado en el museo de Nubia, al sur de Egipto. El huevo en cuestión fue hallado en la tumba 96 del cementerio 102, en Nubia, por el arqueólogo inglés Cecil Mallaby Firth. La fecha de su descubrimiento: 1907.

La historia parece simple ... el huevo fue pintado y, finalmente, depositado junto al cadáver. En una de las superficies se aprecian los dibujos de una avestruz y algunas plantas. Sin embargo en la cara opuesta aparece una escena oficialmente imposible: lo que parece el curso del río Nilo y las siluetas de unas construcciones muy familiares... ¡las tres pirámides de la meseta de Gizeh!

El hallazgo no tendría mayor importancia, de no ser por un pequeño-gran detalle. Según los investigadores, los restos humanos de la citada tumba 96 se remontan a la llamada cultura Nagada I. Es decir, alrededor del año 7000 antes del presente.

¿Siete mil años? Si la arqueología afirma que las pirámides fueron construidas hace 4.600 años, ¿cómo es que aparecen dibujadas en una sepultura de hace 7.000?

Y si tenemos en cuenta el Canon de Turín que también contradice las fechas y cronologías establecidas sobre el mundo egipcio, parece que algo no cuadra en nuestra historia oficial, no?

No hay comentarios:

Publicar un comentario