Cortijo Jurado ( Málaga)


El Cortijo Jurado es un cortijo situado en el distrito de Campanillas de la ciudad de Málaga, España. Se encuentra ubicado en un cerro junto a la Autovía del Guadalhorce. Se trata de una edificación levantada a mediados del siglo XIX por la familia Heredia, y utilizada como finca de recreo y explotación agrícola. Es de estilo ecléctico y neogótico. Tiene planta rectangular dispuesta alrededor de una patio central con cuatro crujías. Destacan la capilla, de estilo gótico inglés, y la torre mirador.


Leyenda:

Este edificio ha pasado a ser ampliamente conocido en medios de comunicación de ámbito nacional relacionándolo con la temática paranormal, llegando a ser calificada como casa embrujada.

Según una leyenda urbana, varios casos de desapariciones de chicas jóvenes estarían relacionados con ritos sexuales satánicos llevados a cabo en el cortijo por personas de la alta sociedad del S. XIX, personas que podían escapar de la justicia mediante sobornos.

Quizá por eso, la leyenda negra y los fenómenos extraños se manifiestan de forma frecuente. Son muchos los vecinos de esta finca que observan extrañas luces en mitad de la noche, sin que ninguna mano sea la causante de la incómoda iluminación. También es frecuente oír golpes y ruidos de dudoso origen.

Según la misma leyenda, la mansión tiene unos sótanos ocultos en los que hay máquinas de tortura y que están comunicados con el río por un túnel secreto por el que sacaban a las víctimas. Otras versiones sostienen que las víctimas están enterradas bajo el cortijo, lo que explicaría los sucesos paranormales allí ocurridos.


Durante la mayor parte del siglo XX, el cortijo y su leyenda quedó bastante olvidado por todos, hasta que en la década de los noventa vuelve a tomar fuerza adornada con todo un despliegue de datos de índole parapsicológico. Curiosamente, los fenómenos comienzan a ocurrir cuando el cortijo entra en el ruinoso estado de abandono , confiriéndole un aspecto ciertamente tétrico.

En las publicaciones especializadas y más tarde, en la red, comenzaron a circular fotografías de supuestos espíritus en sus ventanas, orbes y figuras que toman forma en los vapores de las noches frías, más tarde, las sesiones de ouija de supuestos adolescentes atrevidos, confirman e incluso dan nombre y apellidos de las pobres criaturas que allí fueron asesinadas, señalando en algunos casos el lugar exacto del patio donde están enterradas. Parapsicólogos de reputación graban psicofonías, algunas de ellas estremecedoras y algunos médiums salen sin respiración del cortijo tras sentir en sus entrañas la terrible presión de los hechos que allí acontecieron.

Cuando se llega a este punto, una marea de historias se desatan confundiendo ya la realidad y el tema tratado con seriedad con la broma fácil de las mentes aburridas que se dedican a inventar y a adjudicar historias y apariciones ficticias a la historia del cortijo y que todavía, muchas de ellas, son tratadas como verídicas por muchos. Cadáveres emparedados, personajes fantasmales que aparecen intermitentemente en el cortijo, extrañas luces, ruidos y golpes de origen desconocido, etc…


Encuentros Espectrales

Un grupo de personas atraídas por la famosa leyenda se aproximaron en cierta ocasión al Cortijo con la intención de realizar fotografías y recorrer sus habitaciones, esperando encontrar alguna pista que pudiese demostrar la veracidad de dichas historias.

Aparcaron cerca de la verja principal, a bastantes metros del edificio, cuando bajaron del coche unos gritos lejanos les dejaron paralizados. Necesitaron unos minutos para volver a la calma y atreverse a entrar en el cortijo, pero de repente dos de los presentes escucharon a la vez una voz de mujer que susurrante les decía: "Venid", se quedaron petrificados y observaron como ninguno de los demás presentes parecía inmutarse, como si no lo hubiesen oído. A los pocos minutos una de las esquinas pareció cobrar vida, la tierra que cubría su suelo empezó a elevarse como por el efecto del viento, pero ni una leve brisa corría en ese momento en el cortijo. Todos quedaron extasiados mirando hacía una extraña neblina que parecía formar una forma brillante, breves instantes después la tierra formaba una neblina brillante con la forma de las vestimentas de una mujer.

Muertos de miedo todos los presentes emprendieron su huída a toda velocidad, en dirección al coche en el que habían llegado, una de las chicas, la más rezagada sintió como una fuerte mano se aferraba a su cadera con la intención de evitar su huída, por suerte consiguió soltarse y escapó como el resto.

Pero esto no queda ahí en su huida uno de los chicos, el que portaba la cámara de video, se giró con intención de grabar la extraña figura, allí no había nada. Sin embargo al comprobar la grabación observaron algo que ellos no alcanzaron a ver en su pavorosa carrera:

En la planta superior en una de las ventanas una escalofriante mano de color blanco y tonos brillantes se movía de un lado a otro del marco del semi-cerrado ventanal.


José Manuel Frías es uno de los investigadores más prestigiosos de misterios en España,(autor de libros como Misterios del Sur o 10 noches en 10 lugares mágicos y colaborador habitual de las revistas especializadas Más Allá y Año Cero), y ha investigado durante más diez años el caso de Cortijo Jurado. Durante su investigación recopiló numerosos testimonios sobre hechos sobrenaturales sucedidos en la mansión malagueña.

En noviembre del año 2000, la compañía Teatro Independiente de Málaga terminó de grabar en Cortijo Jurado un cortometraje Un golpe definitivo, bajo la dirección de Jorge Rivera. Sin embargo, el visionado de las secuencias filmadas en el cortijo reveló la existencia de siluetas fantasmales y bolas luminosas en la pantalla.

Además, el sonido de la película se veía interrumpido frecuentemente por voces de origen inexplicable. El montaje de imágenes tuvo que repetirse en varias ocasiones porque los archivos se borraban de los ordenadores de forma inexplicable. Sin embargo, el hecho más dramático ocurrió con el protagonista del cortometraje. 


Tras disfrutar de una noche de copas con sus amigos, Antonio entró en el portal de su edificio y presionó el botón de llamada del ascensor. Oyó descender al aparato, y la puerta se abrió, dando paso a una súbita oscuridad. Antonio avanzó hacia la cabina del ascensor, creyendo que se habrían fundido las luces. Su cuerpo se precipitó en una rápida caída hacia la planta baja del edificio, donde aterrizó sobre un montón de hierros y muelles. Pese a los gritos de socorro, los minutos se acumulaban en el reloj y nadie acudía a socorrer al accidentado. Finalmente, un vecino oyó las súplicas y Antonio pudo ser rescatado y trasladado al hospital más cercano.

Tiempo después del accidente, el equipo del cortometraje intentó ponerse en contacto con él para el doblaje del cortometraje, pero tuvieron que desistir. Antonio había desaparecido. Pese al duro trabajo realizado, el cortometraje Un golpe definitivo, basado en la obra del literato de terror Lovecraft, nunca vio la luz.

2 comentarios:

  1. La verdad es que hay cada casita por ahí.Con respecto a Lovecraft me encanta.Pero fitetú (fíjate tú) que ese relato no lo he leído.Habrá que apuntarlo.
    Saludos y abrazos varios!

    ResponderEliminar
  2. soy de velez-malaga ! e estado alli muchas vecees! con mi amiga emos escuchado ( voces Y NO ES BROMA ES CIERTO ESCUCHEMOS LA VOZ DE Una niña que insinuaba estoy aqui pero no me veis) nos asustemos mucho! :(

    ResponderEliminar