Gonur Tepe, Turkmenistán


Antes de que fuera enterrada bajo la arena del desierto, la ciudad fortaleza de Gonur-Tepe pudo haber pertenecido a una extraña civilización avanzada en el oeste de Turkmenistán, una de las ciudades más aisladas del mundo.


Descubierta por arqueólogos soviéticos el siglo pasado, se han ido revelando los misterios que aguarda esta ciudad. Desde el aire se pueden visualizar unas 30 hectáreas pertenecientes a este complejo, rodeadas de muros enormes y en forma de laberinto.


Gonur-Tepe fue hogar de una de las civilizaciones pertenecientes a la Edad de Bronce y ha sido hallada por el conocido arqueólogo Viktor Sarianidi.



El lugar muestra en cada excavación nuevos descubrimientos sobre la riqueza y calidad artesanal que se tenía en la Edad de Bronce. Utilizaban un molde de metal para la elaboración de objetos de plata y oro, así como, materiales de culto tallando en huesos y en piedras, así mismo se ha encontrado un asombroso mosaico.



Lo que es sorprendente es ver hasta qué punto esa gente poseía técnicas avanzadas. Los maestros aprendieron a trabajar la piedra natural, a una temperatura alta para que resultase más fácil, y luego la calentaban de nuevo para que se conservara más tiempo.


Las ruinas de Gonur-Tepe se sitúan en el centro de una serie de ciudades y asentamientos en la región del delta del río Morghab, que discurre a través de Turkmenistán y nace en Afganistán.


Cerca de Gonur-Tepe se encuentra la gran ciudad en ruinas de Mary, encontrada en tiempos zaristas y cuya importancia se ubica históricamente en la época de los persas aqueménidas, entrando en declive después de haber sido saqueada por los mongoles en 1221, durante una conquista que dejo miles de muertos. En esta ciudad encontramos un importante mausoleo del reinado de Sultán Seljuk Sanjar, bajo cuyo gobierno Mary fue uno de los lugares más poblados del mundo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada