El Misterio del Faraón de Plata: Psusennes I


Ajeperra Pasebajaenniut Meryamon, o Psusennes I, es el tercer faraón de la dinastía XXI de Egipto que gobernó desde 1039 a 991 a.C. durante el tercer periodo intermedio de Egipto. Su nombre, Pasebajaenniut Meryamon, significa "La estrella que aparece en la ciudad (Tebas), amado de Amón".


Psusennes I fue enterrado en un ataúd de plata maciza rodeado de tesoros comparables a los de Tutankamon. La tumba de Psusennes es la única tumba de todas las tumbas de faraones que se han encontrado en la que no habían entrado antes los ladrones de tumbas.


Pierre Montet descubrió en Tanis la tumba intacta de Psusennes en 1940. Desgraciadamente, debido a la gran humedad del lugar, en el Bajo Egipto, la mayor parte de los objetos de materiales orgánicos estaban descompuestos.


Aún así, entre los descubrimientos destacaron los dedales de oro de Psusennes, las jarras y platos de alabastro, bronce y metales preciosos, las pulseras, un par de sandalias de oro y los sarcófagos exteriores de piedra.


La momia estaba dentro de un sarcófago exterior tallado en granito rojo. A su vez, dentro de éste había otro sarcófago de granito negro. Y después, estaba el sarcófago de plata,algo inusual en el antiguo Egipto pues al tener que ser importada era un metal más escaso y valioso que el oro. . Dentro, la cabeza de la momia estaba cubierta con una máscara de oro, parecida a la de Tutankamon tan famosa.



Se ha llegado a la conclusión de que el enigma de la plata se explica porque el faraón quiso dejar constancia de su poder. La plata escaseaba en Egipto, había de ser importada desde grandes distancias y en la fabricación del sarcófago se emplearon unos 90 kilos del metal precioso. La plata es más difícil de trabajar que el oro, porque tiene un punto de fusión más alto, hay que hacer fuegos más potentes para fundirla. Y durante su trabajo artesanal, necesita sucesivos calentamientos.



Es decir, debía existir un buen plantel de artesanos joyeros en la corte del faraón para realizar tal obra de un sarcófago de plata. Y las joyas de oro que formaban parte del ajuar del faraón también eran de gran calidad artística y denotaban una gran calidad de los joyeros.


Esta placa de evisceración también descubierta por Montet y se encuentra en la sala 2 del museo de El Cairo, es de oro y tiene una altura de 9.9 cc, una anchura de 16.6 cm. . En ella vemos el ojo de Horus al que adoran sus cuatro hijos, protectores de las vísceras de Psusennes.



Las investigaciones descubrieron que Tanis era la ciudad de Ramsés pero cambiada de sitio. Fue el faraón del ataúd de plata, Psusennes, el que decidió trasladar la ciudad de Ramsés a otra ubicación, piedra a piedra. Eso supuso movilizar a miles de personas perfectamente organizadas durante años. Y eso sólo se podía hacer si había suficiente riqueza y estabilidad para ello.


De este modo, la ciudad de Per-Ramsés, con sus enormes piedras, templos, obeliscos, casas, etc, fue transportada piedra a piedra desde su emplazamiento original hasta Tanis. Un trabajo monumental. Era la demostración del poder del faraón Psusennes, del que quiso dejar constancia preparándose una tumba con ricos tesoros y con el original e insólito ataúd de plata.

No hay comentarios:

Publicar un comentario