Dinastía Tang- China


La dinastía Tang fue la sucesora de la dinastía Sui y predecesora del período de las Cinco Dinastías y los Diez Reinos en China. La dinastía fue interrumpida por la segunda dinastía Zhou (690-705), cuando la emperatriz Wu Zetian usurpó el trono y fundó su propia dinastía.

La dinastía Tang, con su capital en Chang'an (actual Xi'an), la ciudad más poblada del mundo en ese entonces, está considerada por los historiadores como un momento de esplendor de la civilización china, igual - o incluso superior - al del período Han.



Hacia mediados del siglo VIII, el poder Tang había decaído. La inestabilidad economía interna y la subsiguiente rebelión de An Lushan señaló el comienzo del declive militar para el imperio Tang: 


"El apreciable sistema de distribución de la tierra, que caracterizó los primeros años, desapareció y los campesinos, que antes apoyaron a los militares pagando impuestos, fueron obligados a desplazarse y a luchar en las zonas de frontera.

Cada vez más los recursos cayeron en poder de los caudillos del ejército, quienes lograron gran independencia del gobierno central y mayor control de la economía". 


An Lushan, comandante de tres regiones militares, favorecido por la corte, se rebeló contra el imperio y se apoderó de Luoyang y Chang´an, iniciando con su revuelta la decadencia definitiva del poder central y de la dinastía".

La derrota militar en 751 por los árabes en la batalla del Talas marcó el final de la autoridad Tang en Asia Central. Por fin, el mal gobierno, las intrigas de la corte, la explotación económica y las rebeliones populares debilitaron al imperio, permitieron al jefe militar Zhu Wen arrebatar el trono para fundar su propia dinastía. De este modo, comenzó un nuevo periodo de fragmentación en la historia de China: El periodo de las Cinco Dinastías y los Diez reinos.



Religiones ....

Aunque el budismo ya había llegado a China siglos antes, fue en la época Tang cuando verdaderamente se convirtió en una de las influencias espirituales dominantes. La versión del budismo que triunfó en China fue el Ch’an, más conocido por el nombre que adoptó al pasar a japón: zen.

La coexistencia entre estas tres doctrinas tuvo diversos altibajos. Algunos emperadores favorecieron el taoísmo, otros el confucionismo e incluso hubo quienes prefirieron el budismo, como la emperatriz Wu.



Arte ....

De aquella fase se preservan en la actualidad las pagodas de piedra y las pinturas del monasterio de Dun-huang. En las provincias del norte se continuó practicando la escultura monumental en piedra, que demostraba una ascendente tendencia hacia las figuras corpulentas, repletas de sensualidad. Este interés por el volumen es la destacada característica de la escultura Tang, tanto religiosa como profana, que se aprecia en la piedra y en la cerámica.


La influencia de comerciantes y artesanos provenientes de Oriente Próximo estimuló el surgimiento de nuevos estilos en metalistería y cerámica. Los frascos de viaje y los platos de plata y oro, con gran diversidad de maneras, traen a la memoria las tradiciones de Asia central. 


Los vistosos cacharros de loza, especialmente jarras y vasijas para beber, se parecían mucho a la orfebrería persa y se encontraban inspirados en modelos de metal. Es destacada la cerámica de esa fase pues gracias a una técnica elaborada en el sur de China fue posible guisar una sustancia blanca, de grano fino, que hoy se conoce como porcelana. Esta cerámica procede de una amalgama de caolín, cuarzo y feldespato molido que, una vez mezclada y moldeada al torno, se cuece en el horno a temperaturas altísimas que fluctúan entre los 1.250 ºC y 1.300 ºC.




Reliquias de esta dinastía son ...
  • La Tumba Qianling
  • Tumba Zhaoling
  • Pagoda del Ganso Salvaje Pequeña
  • Gran Pagoda del Ganso Salvaje
  • Fuentes Termales Huaqing
  • Casa Dufu con Tejado de Paja

No hay comentarios:

Publicar un comentario