Baia, la pequeña Roma


El topónimo de Baia, según el historiador Licofrone está vinculado con Baio, el timonel de Ulises, que murió en esas aguas, pero el desarrollo del sitio es romano. Los patricios de la Roma republicana construyeron magníficas villas de recreo en Baia desde el siglo III a.C.

Al comienzo de la época imperial se convirtió en la residencia de verano de los emperadores, en particular, Octavio César Augusto, quien encargó al arquitecto Sergio Orata anexar todas las villas que se habían construido en las laderas de la bahía, para hacer allí unas enormes termas, por su grandeza y magnificencia, Baia fue llamada la "pequeña Roma".


*Restos del palacio imperial: Los trabajos de excavación y de restauración comenzaron en 1936, pero ya entre 1923 y 1928, a pocos metros de profundidad, se habían recuperado en el mar restos arquitectónicos y esculturas, sumergidas a causa de los fenómenos de descenso del litoral. Lamentablemente, buena parte de los edificios romanos ha desaparecido también a causa de los terremotos, a veces de excepcional violencia, como el verificado a mediados del siglo XVI.


*Templo de Diana: En la zona más al norte está situado el llamado templo de Diana, un gran edificio de planta octogonal en el exterior y circular en el interior, con nichos absidiados y rectangulares, a lo largo del perímetro y, en la parte superior, ocho ventanales, cinco de los cuales aún son visibles.El monumento se ha salvado sólo en parte, de modo que hoy tiene el aspecto de un enorme ábside, erróneamente interpretado como templo. En cambio es muy probable que se tratara de un gran ninfeo, quizá perteneciente a un complejo más amplio que, adosándose a la colina, recibía directamente del declive las aguas del manantial.


*Templo de Mercurio: Entre los edificios que se consideran como parte del palacio imperial, el más antiguo es el templo de Mercurio, llamado también Truglio o templo del Eco. Se trataba de una gran sala circular, hoy en parte hundida, que pertenecía a un complejo termal del que se han reconocido diversas piezas. La sala, de un diámetro interior de casi 22 m y usada tal vez como un gran estanque para baños terapéuticos, está cubierta por una bóveda con cúpula abierta en la cima por un ojo. La cúpula misma está constituida por un único bloque de toba y argamasa. Es la estructura romana más antigua de este tipo que se conoce, dado que puede datarse e la época republicana avanzada o de la primera época augustal.


*Templo de Venus: En la parte meridional de las termas de Bayas estaba situada otra rotonda, que también tenía la función de piscina; se trata del templo de Venus, que formaba parte de un complejo en parte sumergido en el mar. De la sala quedan las paredes hasta los enlaces de la bóveda que, no obstante, es reconstruible si nos basamos en el tipo de apoyos, como una cúpula con salientes, características de la época de Adriano y de las épocas sucesivas.


*Termas de Sosandra: Entre el baño de Venus y las termas de Mercurio se desarrolla el grandioso complejo de las terrazas, llamado así por su disposición articulada sobre los distintos niveles de la pendiente de la colina.

La terraza superior comprendía una serie de piezas abiertas a una larga galería que se apoyaba sobre el trasdós de una hilera de cisternas, a las cuales confluía el agua acanalada a través del acueducto del río Serino.


De particular interés es el llamado teatro utilizado para representaciones teatrales o musicales y también para espectáculos en el agua, cuyos restos sólo pueden dar una pobre idea del refinamiento de la vida en la antigua Bayas.

A un nivel inferior al del teatro hay una gran piscina y, a un nivel superior, algunas salas precedidas por un pórtico. Toda esta zona recibe el nombre de termas de Sosandra (el viejo nombre era Agua de la Roña) por el descubrimiento de una réplica de la célebre estatua de la Afrodita Sosandra de Calamis.


Hallazgos más recientes...

Se han realizado muchos hallazgos en el mar, donde por efecto de la oscilación del suelo y de los terremotos, los restos de los monumentos de Bayas están también a algunos centenares de metros de la costa actual y a profundidades que llegan a los 15 m. El descubrimiento más importante, ocurrido a partir de 1981, es el de una sala absidiada de la época julio- claudia, de 18 m de largo y 9,50 de ancho, que formaba parte del palacio imperial del siglo I.

Bernhard Andreae, que se ha interesado particularmente en esta excavación submarina, ha reconocido allí un Ninfeo destinado a banquetes. Como se sabe por Plinio el Joven, los comensales se situaban sobre divanes en torno a un estanque de agua. Algunas comidas se colocaban al borde del estanque, otras flotaban en recipientes que tenían forma de barquichuelo o de aves acuáticas.


Se han recuperado también restos del grupo escultórico que adornaba el fondo de la sala y que representaba al cíclope Polifemo cegado por Ulises. Además, se ha hallado algunas de las esculturas que adornaban los nichos, entre otras una estatua de Antonia Menor, madre del emperador Claudio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada