Urartu ...


Urartu es el nombre asirio de una zona montañosa ubicada entre el sureste del mar Negro y el suroeste del mar Caspio, actualmente compartida por la República Armenia, Irán y Turquía, formada luego de la caída del imperio hitita. Incluye los grandes lagos de Van en Turquía (donde se encuentra la antigua capital Tushpa), Urmia (en Irán) y lago Seván (en Armenia). En esta zona se remontan los orígenes del pueblo armenio.



Urartu fue gobernado por monarcas que además tenían el título de sacerdotes o representante de Jaldi, su divinidad principal. Otras de sus divinidades fueron el dios de los cielos (Teisiba, o Teshub para los hititas y hurritas) y Siwini, la diosa del Sol.



Existen numerosos templos dedicados a Haldi, situados generalmente junto a los palacios reales, aunque también se han hallado estructuras al aire libre, descubiertas en excavaciones en Altintepe, Toprakkale, Cavustepe y Patnos. Las excavaciones no sólo revelaron palacios y templos, también casas completas, con ventanas y balcones. Los interiores de estas casas fueron muy decoradas con adornos. Para los que vivían alejados de las fuentes, existían abastecimiento de agua y alcantarillado completos.



Una característica de la arquitectura de Urartu que va a influenciar a sus sucesores es el denominado arco oculto, y se puede considerar que la disposición de los edificios de Urartu será la precursora de la estructura persa denominada apadana. Las fortalezas de Urartu son estructuras sólidas de bloques de piedra.



Las más importantes fueron las fortalezas de Van, Anzaf, Cavustepe y Baskale. Estaban muy avanzados en la industria metalúrgica, con una excepcional calidad, y fueron exportados a Frigia y a Etruria.



La mayor parte de la documentación que poseemos procede de fuentes asirias. Ya en las inscripciones de Salmansar I, en pleno siglo XIII, aparecen las primeras referencias asirias de Urartu; sin embargo, hasta el siglo IX no encontramos noticias sobre la configuración del reino, consecuencia de la unificación política de distintas aldeas para defenderse de las rapiñas asirias. Y la monarquía asiria se convertiría en el modelo teórico para la organización y obtención de los recursos simbólicos del nuevo orden político. 




Urartu tendría una especie de capital en Tushpa, aunque la descentralización funcional será una constante durante la existencia del reino, para preservar mejor su integridad. Algunos documentos transmiten como nombre de la región el de Nairi, pero éste se refiere únicamente a la parte meridional del reino, la más cercana a los asirios. Durante el reinado de Salmanasar III aparece mencionado Sarduci I, el fundador de la dinastía. 



Sus sucesores Ishpuini y Menua no tienen tanta importancia como Argishti I (786-764), con el que el reino alcanza su mayor extensión, en detrimento de los intereses de los maneos, sus vecinos situados en torno al lago Urmia. Por su parte, Sarduri II (764-734) ataca algunos centros neohititas, lo que despierta el recelo de Tiglatpileser III que vence al rey urarteo y pone fin a su pretendido expansionismo hacia el corredor sirio. 


Es probable, esta derrota, la causa de una sucesión irregular que recae en Rusa I (734-714), un enérgico gobernante que logra recuperar la mayor parte de los territorios perdidos, por la atención de los monarcas asirios a otros asuntos; pero cuando Sargón II decide cuidar su frontera septentrional, Urartu se repliega, como consecuencia del triunfo militar asirio que provoca el suicidio de Rusa I. Sus sucesores Argishti II (714-680) y Rusa II (680-640), pondrán todo su empeño en contener la invasión de los cimerios. 


El éxito supone tal esfuerzo que el reino queda agotado. Desde entonces el declive será imparable, hasta la desaparición de Urartu hacia 590, como resultado de la presencia escita o meda. Durante el Imperio Persa formará parte de la satrapía de Armenia.



Otras características ...

Se sabe que los habitantes de Urartu hablaban su propia lengua y mucho de lo que sabemos de este pueblo se deben a los restos arqueológicos hallados en el yacimiento de Karmir Blur. Es muy difícil conocer los orígenes de Urartu, aunque se piensa que pudo ser la unión de comunidades tribales nómadas; y es probable que la decisión de constituirse en Estado se debiera a las constantes incursiones de los asirios, ya que hay constancia de que estos realizaban incursiones en la zona de lo que se considera Urartu. Estas tribus nómadas confederadas darían lugar a un Estado unitario sobre la base de la riqueza agrícola, forestal y metalífera de la zona (WAGNER 1999: 220).


 Se usaba el sistema de escritura cuneiforme por influencia asiria y la lengua urartea es muy similar a la lengua hurrita, lo que nos demostraría un fuerte sustrato hurrita en la sociedad urartea. También existe una escritura jeroglífica, enigmática, y de clara influencia egipcia.

Hay pocos escritos en urarteo, pero los que conocemos son muy importantes, ya que se refieren principalmente a la administración, reconstrucciones reales, campañas militares….


En cuanto a la religión, sabemos que el dios principal de Urartu era Laldy o Haldi, el encargado de dar la victoria a Urartu en la guerra, por delante del dios de la tormenta Teisheba. El Sol también jugaba un papel importante en la cosmovisión urartea. El rey urarteo se mostraba como patrono y proveedor oficial de los cultos locales. Los templos se situaban cercanos a los palacios y en ocasiones había explanadas dedicadas al culto.



2 comentarios:

  1. Lástima de guerras que destruyen tanta riqueza. Me encantó ...enhorabuena por la información y las imágenes.


    Fd: trastiendero

    ResponderEliminar
  2. Una información nueva para mí. Otra cultura conectada con los dioses de los sumerios e los Anunnakis me parece. Voy a entrar más a este tema para informarme más. Gracias por este y tantas otros reportajes.
    Josef Bauer

    ResponderEliminar