Sejm Ka "el de alma fuerte"


Sejm Ka (Sekhemka) fue inspector de los escribas durante la V dinastía (2400-2300 a. C). Estuvo casado con Sitmeret ("la hija de Meret"), la interesada por los asuntos del rey, una que venera al gran dios.


Esta estatua egipcia de hace más de 4.000 años se subastó el pasado jueves día 10 de Julio, 2014 en la casa Christie's de Londres por 15,7 millones de libras, a pesar de que el ministro de Antigüedades de Egipto, Mamduh al Damati, solicitase a través de la Embajada egipcia en Londres la suspensión de la venta .... Según alegó el propio embajador egipcio, Ahsraf Elkholy, esto era un abuso de la arqueología egipcia y de la propiedad cultural ... El diplomático cuestionó que un museo pueda vender una pieza de su colección cuando debería estar exhibida al público y mostró su preocupación por que la estatua, de 75 centímetros de altura y datada de 2.400-2.300 a.C, fuese a una colección privada.


Y es que, la escultura es realmente bella y paradigmática. Es una típica estatua cubo hecha para ser uno de los soportes del alma que encargaría este escriba, Sekhemka, para su tumba, posiblemente levantada en la necrópolis de Saqqara.

La estatua cúbica fue un estilo estatuario egipcio que apareció a comienzos del Imperio Medio y que tuvo una larga duración. Representaba a una persona sentada, casi siempre un varón, con las rodillas dobladas y juntas y los brazos cruzados por encima de ellas. A menudo vestía una larga túnica, de modo que sólo la cabeza y los pies identificaban en el cubo un ser humano. El pedestal tenía grabados jerogíficos con información acerca del personaje representado. Como en todo, estas estatuas fueron evolucionando, y fueron adquiriendo más elementos humanos, como los brazos y, al final, las piernas.

Su rostro es muy sereno. Bajo una peluca de rizos en hileras cuidadosamente cortados, podemos ver unas cejas sutilmente talladas. La boca esboza una leve sonrisa del que se sabe eterno.


También apreciamos un poderoso pecho desnudo y sus musculosos brazos y piernas nos hablan de un hombre fuerte. A diferencia de otras estatuas cúbicas que llevan largas túnicas, en el caso de Sekhemka podemos apreciar una falda corta plisada que se anuda a su cintura con un lazo y sostiene un rollo de papiro parcialmente desenrollado en su regazo.

En el documento podemos leer una inscripción jeroglífica que no es otra cosa que una lista con veintidós objetos. En el documento se ha anotado el tipo y la cantidad de productos que Sekhemka necesita para subsistir cómodamente en la otra vida. En ella se incluyen alimentos, bebidas, ungüentos y líquidos, incienso y cosméticos, ajuar funerario y regalos reales. El poder mágico de los jeroglíficos hará que estas ofrendas cobren vida cuando los sacerdotes reciten las fórmulas rituales para la alimentación de los difuntos en el más allá.


En la parte trasera del cubo podemos ver a tres portadores ... aunque los tres lados del asiento cúbico están esculpidos con bajorrelieves que representan a sirvientes en procesión ceremonial que portan algunas de las ofrendas apuntadas en el pergamino: un pato, gansos, un becerro, ungüentos e incienso.


A la derecha de Sekhemka aparece su esposa representada de rodillas. Está representada en una escala mucho menor, como corresponde a una ley arcaica que jerarquiza al marido sobre su cónyuge o hijos cuando aparecen conjuntamente. Su rostro es estereotipado como el de su marido, pero su cara redonda se enmarca entre la peluca resultando aún más atractiva. Dobla la pierna izquierda elegantemente por debajo de la derecha y abraza con ternura una pantorrilla de Sekhemka.


También podemos apreciar la imagen de un hombre joven (su hijo quizás) a la izquierda ... La figura, aún más diminuta que su madre, porta una flor de loto, símbolo de la inmortalidad o la resurrección que le desea a su padre. Se le representa desnudo, un signo de la juventud idealizada.


1 comentario:

  1. Por partes...es de dudosa ética que semejante pieza esté en manos privadas y se hurte a mucha gente la posibilidad de verla..en cuanto a la obra en sí me parece que no tiene desperdicio..la parte trasera me fascinó.

    ResponderEliminar