Monte del Templo o Explanada de las Mezquitas


La Explanada de las Mezquitas o Monte del Templo es un lugar sagrado ubicado en la ciudad vieja de Jerusalén. También es conocida como Al-Haram ash-Sharif (el Noble Santuario) por los musulmanes y como Har Ha-Bayit ( Monte de la Casa o Monte del Templo, en alusión al antiguo templo) por los judíos y cristianos.

El Monte del Templo o Explanada de las Mezquitas es un lugar religioso sagrado de aproximadamente 15 hectáreas ubicado en la ciudad vieja de Jerusalén.

Es el lugar más sagrado del judaísmo, ya que en el Monte Moria se sitúa la historia bíblica del sacrificio de Isaac. El lugar de "la piedra del sacrificio de Isaac" (la Sagrada Piedra de Abraham) fue elegido por el rey David para construir un santuario que albergara el objeto más sagrado del judaísmo, el Arca del Pacto.




Las obras fueron acabadas más tarde por Salomón en lo que se conoce como Primer Templo o Templo de Salomón y cuya descripción sólo conocemos a través de la Biblia, ya que fue profanado y destruido por Nabucodonosor II en el 586 a. C., dando inicio al exilio judío a Babilonia. Unos años después se reconstruyó el Segundo Templo, que volvió a ser destruido en el 70 d. C. por los romanos, con la excepción del muro occidental, conocido como Muro de las Lamentaciones, que aún se conserva y que constituye el lugar de plegaria más importante para los judíos.




Según la tradición judía, es el sitio donde deberá construirse el tercer y último templo en los tiempos del Mesías.

Según la ortodoxia judía, los judíos no deben penetrar en el Monte del Templo porque lo consideran un lugar sagrado profanado y porque podrían, sin querer, violar el Kodesh HaKodashim (sancta sanctorum del desaparecido templo, es decir, la zona del mismo cuya entrada sólo estaba permitida, y aún lo está, al sumo sacerdote).




Para los musulmanes es el tercer santuario más sagrado, el lugar de donde se dice que Muhamad ascendió al cielo en su Viaje Nocturno (Corán, Sura 1,17). 

Inmediatamente después de la conquista árabe, el califa Omar decidió hacer de Jerusalén un centro musulmán, “El-Kuds”. Hizo que vaciaran el área de basura y escombros y ordenó la construcción de una mezquita allí. La construcción, hecha de madera, estaba ubicada en la parte sur del Monte del Templo. Entre el 687 y el 691 el quinto califa, Abd al-Malik, construyó el Domo de la Roca como parte del intento de los musulmanes de demostrar su predominio sobre el cristianismo. 




Según la tradición, el Domo fue construido para honrar al Señor, mientras que algunos afirman que el califa también quiso construir un santuario que rivalizara con la Meca. 

Los musulmanes creen que la roca en el centro del domo es el lugar de donde Muhamad fue llevado en la noche y de donde ascendió por los cielos hasta Dios. La roca muestra la legendaria marca de la huella de Muhamad. Acompañado por el ángel Gabriel, fue consultado por Moisés y se le otorgaron las oraciones islámicas obligatorias antes de retornar a la Tierra. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada