La cultura Huasteca


Cuando grupos de mayas emigraron hacia la región de Pánuco, hacia 2000 a.C., nació la civilización huasteca. Posteriormente, algunos grupos nahuas se establecieron en la región y adoptaron las tradiciones de los huastecos, a tal grado que, de manera general, se habla de los cuextécatl (huastecos) para designar a todos los habitantes de la Huasteca.


La cultura huasteca es una cultura arqueológica que se desarrolló en una vasta región de México conocida como la Huasteca, compartida por los actuales estados de Veracruz, San Luis Potosí, Hidalgo, Tamaulipas, Querétaro y Puebla. Hablaban una lengua de origen mayense, de la que desciende el idioma huasteco actual. El pueblo huasteco no desapareció con la Conquista española; sus descendientes continúan viviendo en la región que históricamente habitaron sus antepasados.


La arquitectura huasteca se caracteriza por tener dos tipos de construcciones: unas de piedra y otras de tierra. Las pirámides de piedra se encuentran desde el Tajín hacia el sur, mientras que en el norte de Veracruz y Sur de Tamaulipas abundan los montículos de tierra compactada con bases hechas de estuco y piedras que les dan consistencia. A estos montículos se les conoce como "cues".

Los huastecos trabajaron con gran habilidad la concha y la piedra. En concha labraron multitud de implementos, como anzuelos, agujas, botones, cinceles, anillos, brazaletes, pulseras, orejeras, cuentas para collar, pendientes, pectorales lisos.


Elaboraron también instrumentos musicales como cascabeles y trompetas, pero tal vez lo mas notable son las escenas míticas y religiosas de alta calidad plástica que grabaron en pectorales.

En la Huasteca, los rituales estaban vinculados estrechamente con la luna y la lluvia, y en ellos Nahualpilli solamente era el "gran mago" o "principal hechicero"; al ser incorporado al panteón mexica, lo tomaron como un dios al que se describe vestido como "cuexteca", con el cabello enmarañado, de cabeza como cayendo, con escudo de oro en la frente y con un sarcillo de oro y un báculo de pluma.


En la religión huasteca el culto a la fertilidad fue una de las manifestaciones principales.

Tlazoltéotl probablemente fue diosa madre, creadora de la vida, la primera diosa sin forma animal ni humana; si los mexicas la tuvieron como diosa de la lujuria, de los placeres carnales y comedora de inmundicias, quizá se haya debido precisamente a que veían algunas de las costumbres huastecas como actos de escarnio, imagen que también tuvieron los cronistas españoles que constantemente reaccionaron en sus escritos con expresiones de repudio hacia la conducta de los huastecos.


La mayoría de las excavaciones se han realizado en la Región Huasteca donde encontramos a Tamtoc, un impresionante sitio arqueológico, el de mayor tamaño descubierto en el lugar, que se extiende por una superficie de 133 hectáreas y donde pueden apreciarse más de 70 estructuras agrupadas en tres conjuntos dispersos dentro de un complejo urbanístico bien organizado y muy adelantado para su época y varias esculturas, entre ellas una que representa al gobernante de Tamtoc y otra al calendario lunar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada