La cripta inundada de Morelia ...


La cripta inundada se encuentra en la Casa de la Cultura...llegaron a Valladolid hoy Morelia fundado un convento provisional, posteriormente edificaron su convento definitivo (que es el actual edificio de la Casa de la Cultura), entre 1593 y 1619 se edificó el templo, mientras que su primer claustro (ubicado al costado norte del templo) se edificó en los años 30 del siglo XVII.

El atrio frente al templo funcionaba como cementerio, mientras que al norte del convento se ubicaba una extensa huerta de más de 50 mil metros cuadrados. En 1659 se construyó la capilla anexa al costado sur del templo la cual posee una cripta funeraria subterránea. En 1735 se sustituyó el techo del templo que era de viguería de madera con cubierta de teja, por las actuales bóvedas y cúpula de cantera.

En 1809 en el convento estuvieron presos integrantes de la Conspiración de Valladolid. En 1857 a raíz de la aplicación de las leyes liberales los frailes fueron exclaustrados, pasando el inmueble conventual a manos del gobierno, conservando el templo su función religiosa. La huerta fue fraccionada para la edificación de vividas y parte del atrio se convirtió en la actual plaza pública. En 1883 el convento funcionó como cuartel del Primer Cuerpo de Caballería del Estado.



En el siglo XX el ex convento presentó muy diversos usos ... En 1974 encontraron la cripta. Cuando sacaron el agua vieron que había tres tumbas dentro del cuarto, pero la más importante de todos era el Conde de Peredo, su tumba está ubicada justamente a dirección del altar mayor.

Las criptas, eran tumbas en los cimientos de la iglesia en donde normalmente se enterraban a los benefactores y a los frailes o sacerdotes que fueron relevantes para la orden. Pero para que un benefactor estuviese sepultado en este espacio, era indispensable que proporcionara una fuerte suma de monedas de oro que le asegurara que su alma escucharía todas las misas que se fueran a celebrar hasta el fin de la iglesia sobre lo que quedase de su cuerpo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario