Harrán



Harrán, es un yacimiento arqueológico al sudeste de la actual Turquía, en el cruce de Damasco, Karkemish y Nínive. La situación de esta antigua ciudad ha sido estratégica a lo largo de la historia.

Las inscripciones asirias desde el reinado de Tiglath-Pileser I, mencionan este lugar hacia el 1100 a. C. con el nombre de harrānu, que significaría carretera, ruta o recorrido en acadio. 


Harrán fue el escenario de la célebre Batalla de Carrhae. Se asentaba en territorio de la moderna Turquía, en la provincia de Harrān, lindante con Irak.

Harrán era conocida al principio de la historia por ser uno de los santuarios, junto con la ciudad de Ur, que estaban dedicados al culto del dios-Luna Sin, venerado por los semitas de Mesopotamia. Perteneció al Imperio Neobabilónico. 


Según el Cilindro de Sippar de Nabonido, este rey pasó por la ciudad durante el largo viaje de 10 años que emprendió poco antes de la caída del Imperio.

Se la menciona en la Biblia —en el Antiguo Testamento—, como la ciudad en la que se instaló Taré, el padre de Abraham, después de haber abandonado Ur. Es el lugar donde el relato bíblico sitúa la casa de Labán, hermano de Rebeca y suegro de Jacob.


Actualmente es famosa por sus casas colmena, una construcción de barro, con el techo elevado y cónico, que protege del calor y del frío. El diseño original data del siglo III aC, aunque las casas actuales tienen unos 200 años y se utilizan como establo para los animales, porque los actuales habitantes viven en casas modernas, con aparatos de aire acondicionado y antena parabólica. Esto es debido a los beneficios obtenidos de las plantaciones de algodón, que se riegan gracias a la presa Ataturk. Una presa que reduce el caudal del río Eufrates y el aporte hídrico a Siria.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada