Espíritu Pampa ... Perú


El complejo arqueológico de Espíritu Pampa es un yacimiento arqueológico del Perú, de la época preincaica e incaica, ubicado en el distrito de Vilcabamba, provincia de La Convención, departamento del Cusco.

Con sus construcciones arquitectónicas de estilo incaico, este lugar ha sido identificado como la antigua Vilcabamba, la que fuera capital de los llamados incas de Vilcabamba entre los años 1536 y 1572. 


Durante mucho tiempo se le consideró como un asentamiento de fundación incaica, sin embargo, en febrero del 2011 se dio a conocer la existencia de una antigua tumba de un dignatario perteneciente a la cultura Huari, bautizado como el «Señor de Huari», que data de hace mil años, lo que prueba, entre otras cosas, que los incas se instalaron en un asentamiento preexistente.

Este descubrimiento también ha replanteado algunas ideas que se tenían sobre la expansión de los huaris hacia las zonas selváticas.


El complejo arqueológico de Espiritu Pampa, en Vilcabamba, mandada a construir por Manco Inca, no sólo ha sido el último bastión de la resistencia inca contra los invasores españoles, también habría sido dominada por la cultura Wari.


En el contexto funerario del “Señor Wari” se halló una tumba con un pectoral de plata en forma de “Y”, dos brazos laterales con figuras de felinos, una máscara, brazaletes de oro, dos báculos de madera de Chonta (madera del lugar) 234 láminas de plata, de las cuales el 90 % tiene forma ovoide y el restante es circular. Todos los aditamentos tienen el estilo Wari y los objetos hallados eran usados en el entierro de la nobleza de esa antiquísima cultura.



En cuanto a la arqueología está conformada por una serie de canchas, plazas y recintos de planta rectangular, con algunas rocas (huacas) y usnos (plataformas). Las excavaciones arqueológicas efectuadas por diferentes investigadores han definido el hallazgo de contextos exclusivamente de época inca, principalmente cerámica, y han determinado que su ocupación se extiende desde fines del siglo XV.


La Dama de la Máscara, es el cadáver momificado de una mujer, que data aproximadamente del año 700, perteneciente a la cultura Wari.

La cultura Wari ... 

Wari fue un imperio que tuvo como capital a la ciudad de Viñaque o Wari, cerca de Ayacucho. Se inició hacia el año 600 d.C. y llegó a su fin hacia el 1200 d.C. Durante su apogeo formó un imperio que dominó hasta Lambayeque y Cajamarca, por el norte, y Cusco y Moquegua, por el sur.


Hacia el siglo VII d.C. el pequeño señorío Huarpa de Ayacucho sintetizó los aportes culturales provenientes de Tiahuanaco (culto a Wiracocha) y Nasca (alfarería policromada) dando origen a un fenómeno cultural y político llamado Wari.

Con Wari se inicia una verdadera planificación urbana, con grandes ciudades donde se prioriza las construcciones de carácter político-militar sobre las de índole religioso. Todas sus ciudades estuvieron interconectadas por un impresionante red vial, el Capac Ñan, la que más tarde fue reutilizada y ampliada por el Imperio de los Incas.

Adoraron al dios Wiracocha, que los wari representaban como el “dios bizco”. Este culto tiene su origen en Tiahuanaco. También adoraron a Pachacámac, dios de los terremotos.


Sus monolitos ...

Los monolitos waris tienen influencia tiahuanacota, sin embargo sus personajes no muestran las posiciones severas que caracterizan a los monolitos de la civilización del collao. 
A diferencia de los monolitos de Tiwanaku, no portan cetros ni armas, y además son robustos. La similitud con Tiwanaku son los lagrimones en los ojos. 
Los monolitos waris descansan sobre un pedestal y se guardaban en una antigua hacienda en Huacaurara hasta su traslado a la ciudad de Ayacucho, en donde se conservan en la actualidad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada