El Templo de Jerusalén



El Templo de Jerusalén fue el santuario principal del pueblo de Israel y contenía en su interior del Arca de la Alianza, el candelabro de los siete brazos y demás utensilios empleados para llevar a cabo el culto hebraico en tiempos de la antigüedad.
Se localizaba en la explanada del monte Moria, en la ciudad de Jerusalén, donde se ubican en la actualidad la Cúpula de la Roca y la Mezquita de Al-Aqsa.

El Primer Templo fue construido por el rey Salomón para sustituir al Tabernáculo como único centro de culto para el pueblo judío, pero fue saqueado por Sheshonq I en 925 a.C. y destruido por los babilonios durante el segundo asedio de Nabucodonosor II a Jerusalén en 587 a.C.

El Segundo Templo, mucho más modesto, fue completado en 515 a.C., durante el reinado del rey persa Darío I. Reconstruido por Herodes, fue a su vez destruido por las tropas romanas al mando de Tito en el año 70, en el Sitio de Jerusalén durante la revuelta de los zelotes. Su principal vestigio es el Muro de las Lamentaciones, también conocido como Muro Occidental.



La escatología hebraica estima que será reconstruido un Tercer Templo cuando el advenimiento del Mesías ... De hecho el Estado de Israel ha financiado con importantes cantidades de dinero a organizaciones sin ánimo de lucro cuyo principal objetivo es la construcción de este Tercer Templo, una nueva versión del Templo de Salomón, en el espacio que actualmente ocupa la Explanada de las Mezquitas, tercer lugar más sagrado para el Islam...

... Los musulmanes la veneran, después de La Meca y Medina, como Ciudad Santa del Islam, pues según la tradición islámica, Mahoma subió al cielo sobre la yegua alada Burak desde Jerusalén en una 'travesía nocturna' considerada como un sueño o una visión, aunque no deja de ser una interpretación puesto que en la Sura 17 del Corán, donde encontramos la historia, no figura el nombre de ninguna ciudad. Esto ocurrió en un venerado lugar, también considerado santo por los israelitas, el Haram-ach-Charif, sobre la colina de Moriá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario