Templos Digambar de Jain Lal Mandir


Este templo jaina data del año 1656 pero ha sufrido varias modificaciones y una ampliación en el S.XIX, ahora se trata de un impresionante templo de arenisca roja, de ahí que se conozca popularmente como “Lal Mandir” que es “El Templo Rojo”.

Según las creencias del jainismo, la existencia de templos en los que rendía culto a imágenes de Tirthankara no tiene un origen sino que ha existido siempre en Nandisvaradvipa, continente inaccesible a los humanos. En este continente se encontrarían 52 templos eternos donde los devas rinden culto. 


En lo que respecta a nuestro mundo, el origen mítico del templo estaría en un templo construido para venerar a Rishabha.

Templos jainas aparecen mencionados en el textos tempranos del cannon svetambara, no así en las narraciones de la vida de Mahavira. Las inscripciones permiten fijar que la construcción de templos comenzó entre los siglos II y III a.C. Anteriormente existieron devakulas o devakulikas, lugares donde se ubicaba la figura de alguien considerado digno de verneración arhat y que también existen dentro del budismo.


La aparición de los templos jainas que más han perdurado se remontan a los S.I y II a.C. Dada la naturaleza del monacato jaina, que prescribe una vida mendicante y nómada, los primeros monasterios eran lugares destinados al descanso y retiro de los ascetas.



Templos Digambar de Jain Lal Mandir ...

La entrada del templo tiene una columna Manastambha, un tipo de columna utilizada en templos jainistas, tras cruzar el patio rodeado por una columnata se alcanza su primera planta dedicada al rezo.

Dentro encontramos varios santuarios, dedicados a los diferentes iluminados de esta religión. El templo es bastante popular, y los jainistas llevan ofrendas en forma de frutas, velas o arroz.

 También encontraremos una biblioteca que recopila textos muy antiguos, de hecho, esta religión se caracteriza por recopilar algunos de los textos más antiguos de la India.

Detalles de los techos ...



No hay comentarios:

Publicar un comentario