Stanton Drew


En Stanton Drew, cerca del puerto de Bristol, en el suroeste de Inglaterra, se encontraron los restos de un antiguo templo de madera. El templo se hallaba enterrado bajo un vasto círculo de piedras ... y es que, Staton Drew es el doble de grande que Stonehenge!



Este desconocido e inmenso monumento megalítico consiste en tres círculos de piedra: dos avenidas de piedra ceremoniales y una ensenada.



El Gran Círculo, segundo en tamaño en el Reino Unido tras el de Avebury, tiene 112 metros de diámetro y se compone de 27 piedras.

El anillo noreste, de 29,6 metros de diámetro contiene los 4 menhires más grandes del complejo aunque originalmente eran 8 los menhires. 


En el lado suroeste se encuentra el último anillo, hoy parcialmente en ruinas y en terreno privado pero de libre acceso.


El descubrimiento de los restos del templo fue hecho usando scaners que pudieron detectar ínfimas variaciones en el campo magnético de la tierra causadas por objetos enterrados. Se estima que el techo del templo estaba sustentado en pilares de madera de 10 metros de altura. 


Una exploración del área determinó la existencia de una zanja circular de 135 metros de diámetro y de entre cinco y siete metros de ancho. Dentro de la zanja había nueve círculos concéntricos, que se cree marcan lugares donde habrían existido tumbas.


Existen algunas leyendas locales relacionadas con Stanton Drew. La más famosa habla de un sábado en el que se estaba celebrando una boda en el templo milenario. La fiesta transcurrió felizmente a lo largo de todo el día, y al llegar la medianoche apareció un hombre vestido de negro, que comenzó a tocar su violín en honor a la pareja de novios. 


El Diablo tocó su violín durante toda la noche hasta bien entrado el amanecer, y para entonces todos los invitados se habían convertido en piedra. Así que las piedras de Stanton Drew serían los invitados, que todavía esperan la vuelta del Diablo, quien les prometió que volvería para tocarles de nuevo su música de violín.

No hay comentarios:

Publicar un comentario