Piquillacta, Perú


El complejo arqueológico de Piquillacta o Piki Llapta es un yacimiento arqueológico conformado por los restos de una ciudad del Antiguo Perú, de la época preincaica.

Fue uno de los más importantes centros administrativos-cultistas de la cultura Huari (o Wari), entre los siglos VI al IX de nuestra era, y representa el urbanismo planificado huari por excelencia. Algunos especialistas sostienen que se mantuvo vigente hasta la época de los incas, aunque no se han hallado restos que corroboren dicha presencia.


Los vestigios de Piquillacta dan la impresión que la urbe fue muy bien planificada urbanísticamente, según el concepto Huari clásico, con un plan geométrico muy armonioso y casi perfecto.

Son básicas las formas rectangular y cuadrada de los edificios, canchas y plazas. Las construcciones son de piedra sin tallar y barro con argamasa, ordenadas en conjuntos separados por calles rectas y circundados por muros de hasta 12 m de alto, que le daban un aspecto de fortificación. En total contiene 700 edificios, 200 canchas y 508 almacenes o colcas (otros lo consideran viviendas), entre otros edificios.


En su mayoría, las paredes de las viviendas están cubiertas de yeso y hasta algunas pintadas con motivos antropomorfos bien delineados; también hay evidencias de que muchas edificaciones fueron de dos y hasta tres pisos. Todo lo cual da la impresión de que sus habitantes estaban muy bien desarrollados en muchos aspectos. Se calcula que albergó a una población de diez mil personas.

Destaca un sector amurallado en el lado noroeste, con 508 recintos circulares casi idénticos, cada uno de unos 4 m² y con un solo acceso, que se suponen fueron graneros o colcas, aunque otra hipótesis (por MacEwan) sugiere que fueron viviendas para guarniciones militares o trabajadores temporales.


Fue uno de los centros administrativos de los Wari, por tanto, un punto estratégico. Tenía doble función, se utilizó como centro ceremonial y a la vez residencial; en el cual vivían los gobernantes, los trabajadores y los sacerdotes. Fue una de las fronteras en los Andes Centrales del Perú.

Al seguir la ruta, alrededor de 500 metros se llega a un inmenso portal de piedra y canales cerca de la carretera, en la que está la portada acueducto de Rumicolca "almacén de piedra". Uno de lo lugares donde se extraía el andesita que era utilizado para construir los edificios más significativos del Cusco.


La leyenda ...

Muy cerca de la ciudad se encuentra la laguna Lucre o Huacarpay, a una altitud aproximada de 3.200 metros sobre el nivel del mar y encierra hermosas historias.

Una de ellas cuenta que una princesa muy bella llamada Qori T'ika (Flor Dorada), viendo que su ciudad no tenía agua por las condiciones geográficas que rodean la laguna, quiso ayudar a su gente, y decidió ofrecer su amor a quien pudiera conseguir el vital elemento.

Se presentaron tres jóvenes príncipes dispuestos a ganar el corazón de la joven. Paukar, que era qolla (del "Qollao" o Altiplano), construyó un acueducto en las montañas pero, por la altitud, el agua no pudo llegar a la ciudad. Tuyasta, de laprovincia de Canchis, realizó un acueducto que rodeaba las faldas montañosas, pero tampoco pudo cumplir con su objetivo.

Finalmente, Sunqo Rumi, que era quechua, nacido a media altitud, hizo un gran trabajo de ingeniería hidráulica y cumplió con el pedido de la princesa, dando agua para la ciudad.

El sistema de canales en forma circular logró llevar el agua al pueblo. Así, Sunqo Rumi y Qori T'ika se casaron y el agua no volvió a faltar en la ciudad.

1 comentario:

  1. Y tan "avanzados" que estaban...esas formas rectangulares que predominan y esas construcciones tan perfectas parecen influencias de las culturas mayas sin duda y claro...estas culturas....ya en su momento...igual disponían de unos medios a los que ahora no tenemos acceso!!!!.

    ResponderEliminar