Monasterio de Santa Catalina, Sinaí.


Considerado uno de los monasterios más antiguos habitados, Santa Catalina, está situado a los pies del Monte Sinaí en un lugar de difícil acceso a pie. En dicho lugar se cree que fue donde Moisés tuvo la visión de la zarza que ardía sin consumirse y en el cual según la Biblia fueron entregados los diez Mandamientos.


Por ello que se le conozca también como el Monasterio de la zarza ardiente. En el 2002 fue proclamado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Posee colecciones de iconos y libros más antiguas de la cristiandad, además de conservar aún la zarza del milagro. Para el cristianismo este monasterio está considerado como lugar sagrado, al igual que para otras dos religiones monoteístas como son el judaísmo y el Islam.


Los habitantes de esta ciudad suelen ser objeto de infinidad de fotografías, ya que al estar Santa Catalina ubicada en pleno desierto, ellos suelen vestir túnicas largas y turbantes y ellas Niqab.


Dentro de los muros del monasterio se construyó una mezquita que nunca llegó a utilizarse como tal por no estar ubicada en dirección a la Meca. Otra de las joyas que alberga en su interior es un Pantocrátor del siglo VI, considerado uno de los más célebres de dicha época. 


Los estudios arqueológicos realizados han encontrado cruces cristianas en su interior. En el monasterio también se encuentra la Capilla de San Trifón, que es usada de osario para los hermanos difuntos.Curiosamente las calaveras se colocan bajo una bóveda formando una pirámide.


El monasterio, junto a algunas dependencias del exterior, como el cercano monasterio de Raithu, constituye la Iglesia Ortodoxa del Monte Sinaí. Esta iglesia es autónoma y está encabezada por un arzobispo, que es el mismo abad del monasterio. Este arzobispo es tradicionalmente consagrado por el Patriarca ortodoxo de Jerusalén.


No hay comentarios:

Publicar un comentario