Monasterio de Kipina, Grecia.


El monasterio de Kipina se encuentra en la región de Tzoumerka, Grecia. Aunque fue construido en el siglo XVIII, la zona ya se encontraba habitada en tiempos del imperio bizantino.

En la época Bizantina, la vista constituía un tema muy importante para la arquitectura. Sin embargo, lo fundamental para la comunidad monástica cenobítica, era el discernimiento espiritual en la elección del lugar para el ejercicio monástico. Ciertamente, los monasterios se hacían exteriormente cerrados e «introvertidos», volcados hacia adentro, es decir, «mirando hacia el interior» pero sin que la vista dejara de ocupar un lugar significativo. 


Cuanto más ascética se hace la comunidad tanto más se aísla y se aleja instalándose en lo alto de las montañas. El curso de esta espiritualidad monástica es la búsqueda de la«IIuminación del corazón», de la «Divina Gracia», del «conocimiento de Dios», y de la «Transformación de los seres y de las cosas» es decir, la unión entre el cielo y la tierra.

El acceso al monasterio se realiza a través de un pequeño sendero labrado en la roca al que sigue un puente de piedra que fina en el vestíbulo del monasterio.

La iglesia del monasterio se levantó en la pequeña cueva que allí existe, en cuya roca se labró y que conforma su cúpula. Se trata de una pequeña basílica de una nave con nártex.


El interior está decorado con frescos que datan de finales del siglo XVII y principios del XVIII. Se destaca por su interesante programa iconográfico con bellas representaciones y variados cromatismos. El iconostasio está labrado en madera y sobredorado, y las celdas, levantadas con extensiones de madera sobre la roca casi vertical, conforman un conjunto arquitectónico excepcional en total armonía con el paisaje natural.

1 comentario:

  1. interesante artículo que nos ilustra sobre cultura Griega

    ResponderEliminar